13 Ago 2022 | 15:08

Líder en información económica del deporte

Clubes

Especial 2021: Un año para volver

Real Madrid salva el año, pero no evita las tres derrotas de Florentino Pérez

El club de Chamartín logró cerrar el ejercicio 2020-2021 con un superávit de 874.000 euros en un año en el que los aficionados no pudieron asistir a los encuentros durante la temporada debido a las restricciones.        

Real Madrid salva el año, pero no evita las tres derrotas de Florentino Pérez
A pesar de las dificultades, a mitad de julio el club anunció beneficios y rebajó la caída de ingresos en un 9%, hasta 653 millones de euros

A.Ferrer

28 dic 2021 - 05:00

Especial 2021: un año para volver

 

Real Madrid sigue anotando tantos en la faceta económica, aunque su presidente, Florentino Pérez, deja un 2021 con varias derrotas políticas a sus espaldas. El conjunto de Chamartín saldó el ejercicio posterior al Covid-19 de nuevo en beneficios (esta vez de 874.000 euros) a pesar de disputar todos sus encuentros en el Alfredo Di Stéfano, sin aficionados en las gradas. Tras el avance de las obras del nuevo Santiago Bernabéu, el equipo blanco reabrió su feudo al público en septiembre, pudiendo acoger un máximo de 50.000 espectadores y recuperando así una de las partidas relevantes para el club, la de abonos y ticketing, que en temporadas habituales supera los 85 millones de euros de facturación.

 

La entidad encara así una nueva temporada con expectativas positivas, ya que, tras superar con números negros los ejercicios marcados por el Covid-19, va aumentando progresivamente sus beneficios al mismo tiempo que acelera para finalizar las obras del Santiago Bernabéu, con las que prevé generar 150 millones de euros por temporada en ingresos extra. Dentro de esta partida fuera del matchday se encontrará la realización de partidos de baloncesto, encuentros de tenis y de fútbol americano, conciertos y desfiles de moda. El equipo de Florentino Pérez arrancó el año renovando su alianza con el fondo Providence para compartir sus ingresos comerciales, asegurándose cincuenta millones de euros de forma anual y reforzando su liquidez ante la incertidumbre que provocó el Covid-19 a principios de curso.

 

Una victoria y tres derrotas

El conjunto blanco vio como en abril, después de que ningún rival hiciese una propuesta en firme para disputar la presidencia a Florentino Pérez, el ejecutivo del Grupo ACS renovase su mandato al frente del equipo de Chamartín para los próximos cuatro años, hasta 2025. De esta forma, Pérez terminará su mandato con 78 años, 22 de los cuales habrá dedicado al equipo blanco en dos etapas, la última desde 2009.

 

 

Pese a esta victoria, 2021 ha sido un verdadero annus horribilis para el presidente blanco, cosechando tres derrotas de calibre. Primero, por el fiasco en la puesta en marcha de la Superliga europea, después de que en sólo 48 horas se viniera abajo el proyecto que lideraba y del que fue el único portavoz y que pretendía cambiar las estructuras de poder del fútbol en Europa. Segundo, por el visto bueno de la mayoría de los clubes de LaLiga a un acuerdo de la patronal española del fútbol con CVC a la que Pérez se oponía frontalmente. Tercero, por el fracaso en el fichaje de Kylian Mbappé, con el que el presidente del Real Madrid quería dotar de carácter al club tras la salida de Cristiano Ronaldo en la temporada 2017-2018.

 

El club quería un fichaje galáctico para el estreno del nuevo Santiago Bernabéu, pero la negativa del PSG a vender al jugador (sólo unos meses antes de la finalización de su contrato) dejó al club blanco sin la estrella ansiada por su presidente. Por ello, el club blanco tuvo que conformarse con el fichaje del mediocampista francés Eduardo Camavinga, por el cual pagó 31 millones de euros cuando también terminaba contrato en junio de 2022 (como Mbapé) y el defensa austríaco David Alaba, procedente del Bayern Múnich a coste cero, puesto que terminaba contrato.

 

 

En el apartado de ventas, la entidad blanca se embolsó 75 millones de euros por las salidas de Raphael Varane (40 millones de euros al Manchester United) y Martin Odegaard (35 millones de euros al Arsenal). Hasta finales de julio, el club había invertido algo más de 270 millones de euros en la remodelación de Santiago Bernabéu, donde se han construido nuevas torres en el lateral del Paseo de la Castellana, se ha instalado el pilar norte y el ensamblaje de la cercha del fondo norte del estadio. Como consecuencia del sobrecoste del estadio, en el que se harán pruebas piloto en la ciudad deportiva de Valdebebas, las obras se alarguen un año más, hasta verano de 2023.

 

 

El estadio, que incluye novedades como un césped retráctil que permitirá intercambiarse con otros tipos de superficies para llevar a cabo otros eventos, pretende ser la joya de la corona del mandato de Florentino Pérez. Aunque no son todo flores lo que pasa por Chamartín, pues la complejidad del proyecto implica un desembolso mayor para poder contar con la seguridad necesaria de que el sistema de recogida funcione de forma correcta. Hace dos años, el Real Madrid cerró un crédito con las estadounidenses JP Morgan y Bank of America para sufragar la reforma del estadio por un total de 575 millones de euros, que se iban a pagar en treinta años y tendrían un interés fijo del 2,5%.

 

Tras la asamblea de la entidad, celebrada a finales de noviembre, Florentino Pérez pidió a los socios la aprobación de un nuevo crédito de hasta 225 millones de euros, cuya propuesta fue respaldada. Como consecuencia, el proyecto llevado a cabo por el Real Madrid para poder contar con el estadio del futuro se disparará hasta prácticamente 800 millones de euros, cantidad cercana a los 920 millones de euros que costó en 2019 el Tottenham Hotspur Stadium. En noviembre, trascendió que el Real Madrid y JP Morgan negociaron un acuerdo para explotar los activos comerciales del remodelado Santiago Bernabeu a cambio de 400 millones de euros, en cuyas instalaciones prevén acoger dos macrotiendas, restaurantes y otros espacios comerciales.

 

Uno de los pocos grandes clubes de Europa en superávit

El conjunto blanco había conseguido cerrar el ejercicio 2019-2020 con un beneficio de 320.000 euros a pesar de parar de competir a mitad de temporada como consecuencia del impacto de la pandemia del coronavirus. Con las obras del Santiago Bernabéu en marcha y la imposibilidad de acoger aficionados en el estadio Alfredo Di Stéfano durante toda la temporada, el club blanco anticipó una caída de los ingresos del 14% al inicio de la campaña 2020-2021, si bien “tratará de materializar oportunidades de mejora para equilibrar el resultado como se logró en el ejercicio anterior”, reconocía el Real Madrid en la presentación de sus presupuestos.

 

 

A pesar de las dificultades, a mitad de julio el club anunció beneficios y rebajó la caída de ingresos en un 9%, hasta 653 millones de euros. De esta forma, la entidad se diferenciaba de los grandes equipos de Europa, que concluyeron sus respectivos ejercicios 2020-2021 con pérdidas. Por otro lado, el conjunto blanco fue de los pocos clubes de LaLiga que siguió adelante con una rebaja salarial a sus jugadores, que alcanzó el 10%, aunque “podría haberse alargado hasta el 20%”, señalaba la entidad. En total, Real Madrid ahorró en salarios deportivos, staff y directivos del club cerca de cuarenta millones de euros.

 

Con el objetivo de explotar todos los recursos que ofrece la marca Real Madrid, la entidad inauguró en mayo la primera tienda oficial del club con una oferta outlet, situada en el centro de The Style Outlets. En total, el club blanco cuenta con hasta ocho tiendas repartidas entre Madrid (cinco tiendas), Barcelona (una tienda) y México (dos tiendas). La empresa encargada de explotar el negocio de retail del club es la estadounidense Legends. P