05 Jul 2022 | 08:16

Líder en información económica del deporte

Clubes

RC Deportivo cierra 2020-2021 con 11,4 millones de pérdidas y prevé perder otros 1,4 millones

Como consecuencia de las pérdidas, la propietaria de la entidad blanquiazul, Abanca, inyectará hasta doce millones de euros para compensar los números rojos. Los ingresos fueron de 925.000 euros.                         

RC Deportivo cierra 2020-2021 con 11,4 millones de pérdidas y prevé perder otros 1,4 millones
Como consecuencia de las pérdidas, la propietaria de la entidad blanquiazul, Abanca, inyectará hasta doce millones de euros para compensar los números rojos

Palco23

23 nov 2021 - 17:26

RC Deportivo de la Coruña trata de rebajar las pérdidas mientras compite para volver al fútbol profesional. El conjunto de A Coruña cerró el ejercicio 2020-2021, finalizado el pasado 30 de junio, con unas pérdidas de 11,4 millones de euros, según ha avanzado La Voz de Galicia. De cara a la actual temporada, la entidad tiene previsto seguir en números, aunque rebajando las pérdidas hasta 1,4 millones de euros.

 

Como consecuencia de las pérdidas, la propietaria de la entidad blanquiazul, Abanca, inyectará hasta doce millones de euros para compensar los números rojos, que serán aprobados el próximo 22 de diciembre en la asamblea general de la entidad.

 

En este contexto, el club prosigue con su ajuste de adaptarse al fútbol no profesional, algo que supone unos ingresos muy inferiores respecto a cuando el RC Deportivo disputaba la categoría de plata.

 

 

 

 

En este sentido, cuando la entidad coruñesa disputaba LaLiga Smartbank en 2019-2020, obtuvo unos ingresos de hasta 8,4 millones de euros, mientras que, la temporada anterior, facturó poco más de 925.000 euros.

 

Por si fuera poco, el club destinó la pasada campaña hasta 5,5 millones de euros en los salarios del primer equipo con el propósito de volver al fútbol profesional. En total, la partida por gastos de personal se elevó hasta 9,4 millones de euros.

 

Hace apenas un mes, la entidad cerró el expediente de regulación de empleo (ERE) que puso en marcha en julio a través de acuerdos firmados con once de trece futbolistas, dos rescisiones de contrato (Celso Borges y Uche, que costaron cerca de un millón de euros), y un contrato que se judicializó, el de Pablo Pereiro, exgerente del club.