19 Ago 2022 | 08:15

Líder en información económica del deporte

Clubes

Morales (‘La Penya’): “El inversor no ha venido a poner dinero a fondo perdido para llegar lejos”

El presidente del Divina Seguros Joventut, Juanan Morales, detalla cuáles son los próximos pasos del club de baloncesto y cómo se ha fraguado la operación que dará la mayoría accionarial de la histórica entidad a Scranton Enterprises, participada por la familia Grifols. 

Guillermo G. Recio

17 sep 2018 - 04:59

“Ahora podemos mirar el futuro con un poco más de confianza y tiempo para implementar medidas estratégicas”

Juanan Morales en el Sport Business Meeting de Palco23./ Anna Bosch

 

Este año, el Joventut de Badalona cumple 88 años. Uno de los clubes con más trayectoria del baloncesto español, y que recordará 2018 de forma agridulce: de estar al borde de la liquidación, a encontrar la salvación en un vehículo inversor promovido por la familia Grifols. La firma inyectará hasta 3,7 millones de euros y controlará el 70%, tras una junta de accionistas que avaló ceder por primera vez en su historia una mayoría de control. El presidente de La Penya, Juanan Morales, que ha vivido en primera persona todos estos altibajos, desgrana en una entrevista con Palco23 los detalles de la operación y analiza el futuro del club.

 

¿Cómo se han desarrollado las negociaciones para asegurar la viabilidad del club?


Sinceramente, ha surgido porque se ha juntado el hambre con las ganas de comer. Scranton empezó a tenernos en su órbita cuando celebramos la anterior junta de accionistas, en la que propusimos la posibilidad de liquidación porque el horizonte económico era muy difícil. En esos momentos, ellos se pusieron en contacto con nosotros, y lo que hicimos es explicarles cuál era nuestra idea sobre la posibilidad de que entraran como inversores. Y coincidió plenamente con lo que ellos buscaban. Y a partir de ahí, analizamos la situación del club para que supieran dónde se metían y creo que lo más positivo es que hemos sido capaces de transmitirles ilusión sobre el proyecto de La Penya y confianza en el actual equipo.

 

En la anterior junta, comentó que había hasta tres grupos inversores interesados. ¿Era Scranton uno de ellos?


No, no era uno de ellos. Los otros tres grupos comentados tenían otro perfil de inversor. Yo agradezco el interés de todos ellos, pero nosotros buscábamos un compañero de viaje más a medio y largo plazo, y no tanto un fogonazo. Por eso, nosotros hemos sido totalmente transparentes con Scranton, porque es la forma de mantener una relación a largo plazo y de confianza.

 

 

 

 

Personalmente, ¿cómo ha vivido todos estos momentos?


El ambiente de esta última junta ha sido diferente al de la anterior. No tengo por qué ocultar mi satisfacción por haber llegado a este punto. Creo que es un momento del que todos los penyeros debemos estar muy contentos y satisfechos. En mi caso, además, supone una situación de aumento de responsabilidad, porque ahora tenemos las herramientas para hacer el trabajo.

 

¿Esto cambia la estrategia con la que llegó a la presidencia del club?


No cambia la idea con la que este consejo de administración entró en la sociedad. Lo que sí cambia es que tendremos un poco más de estabilidad para llevar a cabo un plan estratégico, que no mire la tesorería diariamente. La tesorería igualmente habrá que controlarla, porque no hemos pasado a ser ricos, pero sí que es verdad que podemos mirar el futuro con un poco más de confianza y tiempo para implementar medidas estratégicas.

 

El primer paso es el presupuesto para esta temporada. ¿Ha cambiado?


El presupuesto fue elaborado antes de la entrada de Scranton y se mantiene. Esta temporada es algo superior al del año pasado, que estuvo en torno a los 4,5 millones de euros, principalmente porque el gasto en el primer equipo ha sido mayor que en la campaña pasada, pero no es una locura de incremento. Lo que nos ocurrió el año pasado en la pista, de estar en el descenso prácticamente toda la temporada, nos ha dejado huella y queremos que no se repita.

 

¿La entrada de este grupo inversor es similar a la de un mecenas?


No. La sociedad tiene que optimizar su gestión y maximizar sus ingresos. Solamente ha llegado un compañero de viaje que nos va a dar estabilidad. Nos equivocaríamos mucho si pensamos que el inversor ha venido a poner dinero a fondo perdido para llegar lejos. Esa no es la realidad.

 

 

 

 

Deportivamente, ¿la filosofía sigue siendo apostar por la cantera?


La gestión deportiva va en dirección de fortalecer el modelo de La Penya. Es decir, seguir generando talento de la cantera e intentar retenerlo el mayor tiempo posible. Evidentemente, lo tendremos que complementar con jugadores con experiencia de la mayor calidad deportiva. Ese era el proyecto deportivo de ayer, y ese seguirá siendo. Si echamos la vista atrás, cuando hemos tenido generaciones excepcionales, saliendo de abajo, y las hemos podido mantener, los éxitos deportivos también han venido. Todos los modelos deportivos son respetables, pero este es el nuestro y seguiremos siendo fieles a él.

 

¿Y eso también llegará a los aficionados?


Seamos realistas, La Penya lleva muchos años dando solo malas noticias. Esto es una realidad, no nos gusta oírla y es lo que hay. Y yo creo que desde que el año pasado el primer equipo empezó a dar buenas noticias, esto se transmite en ilusión para la gente. No nos podemos olvidar que somos una sociedad que está en una competición deportiva y que los resultados marcan mucho la asistencia. Pero también es verdad que tenemos una base social solidísima y es nuestro reto transmitir ilusión a los que aún no forman parte de ella para que se suban al proyecto. El objetivo tiene que ser ése, pero hay que transmitir buenas noticias e ilusión. 

 

¿Qué le transmite que la ampliación de capital se haya aprobado por el 100% de los accionistas que han acudido a la junta?


Me dice que los accionistas presentes eran plenamente conscientes de la situación en la que estaba el club y qué es lo que proponemos. Solo puedo agradecerles la propuesta, porque no es fácil. Va a haber un accionista claramente mayoritario y no deja de ser poner la sociedad en sus manos. Pero el perfil de este accionista es el adecuado.