21 May 2022 | 04:50

Líder en información económica del deporte

Clubes

Martín (FCB Escola): “Somos la pata de internacionalización más clara del Barça”

Carlos Martín asumió en enero la dirección del proyecto de escuelas blaugrana, que ya suma más de cuarenta en el mundo. Su reto es asegurar el crecimiento sostenido sin dañar el bien más preciado del club: el método de La Masia.

M.Menchén

05 abr 2018 - 04:58

Martín (FCB Escola): “Somos la pata de internacionalización más clara del Barça”

 

 

Carlos Martín tomó en enero las riendas de las FCB Escola, un proyecto concebido inicialmente para difundir la metodología Barça y, desde hace unos años, una palanca clave para la difusión de la marca blaugrana a nivel global. El ejecutivo, que ha vivido en Singapur y Dinamarca, no es nuevo en este proyecto, ya que fue uno de los miembros del equipo que lo puso en marcha. “Yo he visto un cambio muy grande”, asegura a Palco23, desde uno de los despachos de la Ciutat Esportiva Joan Gamper, que la semana pasada reunió a más de 1.900 niños de todo el mundo en el VII Torneo Internacional FCB Escola.

 

 

Antes que director general del proyecto, ha sido entrenador, director técnico y coordinador internacional de las escuelas. ¿Cómo ha visto desde fuera la rápida expansión de esta área?

Yo he visto un cambio muy grande desde la entrada de Óscar Grau [antes de asumir la dirección general del club, ocupó la dirección de las escuelas]. El club y la junta directiva están apostando muchísimo porque es la pata de internacionalización más clara. Además, el departamento está muy estructurado pese a la rápida evolución y tenemos muy claro lo que somos y lo que podemos hacer en todo el mundo.

 

En pocos años han pasado de una decena de escuelas a más de cuarenta. ¿Qué ha supuesto eso a nivel de equipo?

Ahora sólo hace falta contar con más herramientas para hacer sostenible la expansión, que hace que las 24 horas del día se estén jugando con el estilo del Barça en algún lugar del mundo. Es brutal el trabajo que hay detrás, con un equipo muy bueno. Aquí en Barcelona estamos unas quince personas, entre área deportiva, comercial, comunicación y administración. A su vez, tenemos una estructura de setenta entrenadores diarios en Barcelona, que son los que llevan la FCB Escola en el Miniestadi, y otros cincuenta directores de proyecto local, que son uno o dos en función de cada centro en el extranjero.

 

¿Cómo se hace para asegurar que en Asia o EEUU se aplique la misma metodología?

Hacemos formación continua desde hace unos años, con el programa FCB Coaches Academy. Para nosotros, estos cursos que duran un par de semanas son un primer filtro para tener siempre una bolsa de técnicos que conocen nuestra metodología. También es determinante que sigan aquí personas como Iñaki Andreu [responsable internacional], Toni Claveria [metodología] o Freddy Martín [desarrollo en América], que han estado desde el principio.

 

 

 

 

¿Es una manera de captar los mejores técnicos?

Queremos que nos vean como un primer paso para el fútbol formativo. El año pasado cuatro jugadores y cinco técnicos de la FCB Escola entraron en La Masia. Cada año se produce este trasvase, y es una manera de fidelizar, asegurar una salida profesional y de que somos capaces de captar talento. A día de hoy, la salida internacional es muy atractiva y seduce a mucha gente que quiere trabajar para el Barça con aspiraciones de vivir en otro país. Exportar idea, estilo, filosofía… 

 

¿Desde la junta les han marcado un objetivo mínimo de aperturas?

No hay un número en concreto y no tenemos ninguna presión en este sentido. Estamos en una etapa de reestructurar todo para mantener la calidad, con un crecimiento sostenido con el que estemos seguros y con el que todo el equipo tenga claro que la prioridad es que la calidad es la mejor. Somos el Barça y tenemos unos estándares.

 

¿Es posible replicar el modelo en cualquier país? ¿O se adapta en función de cada cultura?

Nosotros somos el Barça, sabemos cómo jugamos y tenemos un director metodológico que es Isaac Guerrero y que también forma parte del área de innovación del club. Desde FCB Escola hacemos que esto vaya para abajo en la pirámide y cada director de proyecto local adapta un poco el sistema al país, porque siempre será algo distinto el nivel, el ritmo de crecimiento y la evolución técnica de los jugadores. Es prioritario que la gente que está en nuestros proyectos pueda probar qué es la metodología Barça. No podemos dar lo que damos en La Masia, que es la excelencia y los mejores futbolistas del mundo, pero lo adaptamos.

 

Cada vez más clubes, como Inter de Milán, PSG o Manchester City, apuestan por la apertura de academias para abrir mercado internacional. ¿Cómo se compite en este segmento?

La calidad es el punto diferencial respecto a la competencia, y hay países en los que cuesta; no es que llegues ahí y te lo encuentres todo hecho. La imagen que nos hemos construido es muy buena; todos saben que hay un entrenador que ha salido de la FCB Escola, y eso te da unas garantías que quizás otros clubes no te pueden dar. 

 

 

 

 

La mayoría de centros suelen ser en Asia y en América. ¿En Europa es imposible crecer con esta vía?

Aquí compites con grandes ligas y es más difícil entrar. La cultura es diferente y es un mercado más complejo en el que compites con clubes locales que pueden generar fricciones que no interesan.

 

¿Qué países han identificado como potenciales para seguir creciendo?

Son aquellos países que el propio club ha identificado como estratégicos y en los que quiere tener presencia, sea con una peña, la fundación o una FCB Escola. Necesitamos sentirnos cómodos con el partner local, que es el que nos ayudará a llevar a cabo el proyecto. Desde que nos entra una petición hasta que se ejecuta, pasan varios meses en los que se realizan estudios previos.

 

El año pasado decidieron abrir sus primeras academias propias. ¿Habrá más en el futuro?

Sólo vamos con escuelas propias allí donde la dirección quiere que esté el Barça no sólo con una FCB Escola, sino que podamos ofrecer diferentes servicios. Queremos que los dos primeros proyectos salgan bien, y en el futuro veremos. En Long Island (Nueva York) ya tenemos a 400 niños inscritos, y las instalaciones propias estarán listas en un par de meses.

 

¿Qué pueden aportar al club a efectos de promoción de la marca Barça?

Ayudamos a estar presentes en los países, buscando oportunidades para cualquier departamento que vea una salida comercial. Somos una muestra tangible de lo que es el Barça: fútbol, valores, gente que siente de cerca al club. Y es algo que a las marcas les gusta. Es un activo palpable y la gente coge conciencia de lo que somos de forma directa. Cuanto Rakuten firmó como patrocinador principal también estaba interesado en las FCB Escola y nos ayudará a tener presencia en Japón; es el ejemplo que queremos replicar.

 

Entonces, ¿se ven como un departamento generador de ingresos o de difusión de marca?

Nosotros dependemos del área de negocio global porque se cobra una licencia, pero dentro del club se nos ve sobre todo como una herramienta para expandir barcelonismo, acercar al seguidor, a jugadores y jugadoras… si estuviéramos aquí por el dinero, no lo estaríamos haciendo de la manera en que lo hacemos: estar muy seguros de que todo lo que hacemos es positivo para la imagen del Barça.