30 Jun 2022 | 16:14

Líder en información económica del deporte

Clubes

Marc Gasol (Bàsquet Girona): “Hay que adaptar a España estrategias que funcionan en EEUU”

Gasol sostiene que la profesionalización de las estructuras es muy importante tanto para el crecimiento del club gerundense como para la competición y clave para dejar atrás el modelo deficitario del baloncesto nacional.

Marc Gasol (Bàsquet Girona): “Hay que adaptar a España estrategias que funcionan en EEUU”
“Depender de las subvenciones públicas es una combinación peligrosa”

Miquel López-Egea

25 may 2022 - 05:00

Marc Gasol, cada vez más presidente y menos jugador. El exjugador de los Memphis Grizzlies, Toronto Raptors y Los Ángeles Lakers, que compagina la presidencia del Bàsquet Girona con su papel de líder del equipo en la pista, dice que su receta para crecer como club y como deporte es la profesionalización de las estructuras, clave, según Gasol, para dejar atrás el modelo deficitario del baloncesto nacional. El jugador, que fundó el club en 2014, defiende que el baloncesto europeo tiene su propia identidad y que hay que poner facilidades al espectador para seguir la LEB Oro.

 

Pregunta: ¿Bàsquet Girona es una inversión de corazón?

 

Respuesta: Fue por un cúmulo de situaciones que se produjo en 2014, cuando se empezó a definir el club, que se empezó a dibujar como una entidad de formación. Dimos este paso porque era algo que habían iniciado los padres de los jugadores de la base, porque Girona se quedaba sin clubes. La idea era hacer un club más personal, con intención formativa e identidad propia. Tras siete años, la base ha aumentado. No buscábamos de manera inmediata un retorno económico, pero había un espacio, así como un recuerdo emocional. Además, estoy vinculado a Girona, que fue importante cuando me formé como persona y jugador. Teníamos ganas de hacerlo y así lo hicimos.

 

 

P.: ¿Cómo puede el baloncesto español dejar de ser deficitario?

 

R.: Hay que ser muy responsable en la gestión y hay que profesionalizar las estructuras. Es muy importante ser estricto e invertir en este campo. A nosotros mismos nos pasó: por confianza, pusimos a gente en ciertas posiciones, pero no tenían la formación, el tiempo o la capacidad de desarrollar posiciones tan importantes. Y no sólo en la parte económica, sino en la humana o de búsqueda de recursos. Depender de las subvenciones públicas es una combinación peligrosa. Hay que tener diferentes verticales para generar ingresos. Hay que invertir en ciertas posiciones y no tener miedo. Nosotros hemos hecho un análisis de dónde estábamos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir. Y en este proceso hay que redirigir y retocar el plan, porque todo evoluciona. No es sencillo, porque todo va muy rápido. Personalmente me gustaría ir más poco a poco, pero salen oportunidades.

 

 

P.: ¿Qué estrategias debe adoptar para aumentar la audiencia de este deporte?

 

R.: En LEB Oro, hay que poner facilidades al espectador para vernos. Actualmente tienen que pagar una cuota para ver una segunda división que de por sí ya cuesta de seguir porque no aparece de manera constante en los medios de comunicación. Se tendrían que poner facilidades para poder seguir su club y hacer que las fases finales durarán un tiempo. Hay proyectos que generan mucho interés y un vínculo emocional entre el proyecto y el aficionado. Hay que promover un producto más cuidado, invertir en la producción de los partidos y su logística y hacer que el aficionado se lo pase bien. Es decir, que haya más cosas que no sólo baloncesto. Además, un reparto tan bajo de la televisión no ayuda a producir mejor o tener un producto más cuidado.

 

 

 

 

P.: ¿Necesita el baloncesto nacional buscar más efectos Gasol?

 

R.: No. El efecto Gasol puede ser momentáneo. Ha habido un efecto Gasol porque decidí hacer el paso. Y llevamos trabajando en esto desde hace tiempo. Pero no siempre se puede depender de una decisión de este tipo. Lo que hay que tener claro es que cuando pasa algo así, hay que estar preparado como liga, porque si no te pilla a destiempo. 

 

P.: ¿Qué puede copiar el baloncesto español del modelo estadounidense?

 

R.: El baloncesto europeo tiene su propia identidad. Hay que adaptar cosas que funcionan ahí, pero con la diferencia del fan, ya que el de ahí es más casual. El fan estadounidense no dejará de cenar si su equipo pierde. Quizás viene sólo para distraerse. Queremos que cuando alguien venga a Fontajau se lo pase bien. Por eso, en la base de la pista tenemos una zona infantil donde se puede dejar a niños de hasta diez años, que estará cuidado, distraído y tendrá actividades lúdicas, de manera que los padres podrán disfrutar del espectáculo. En Fontajau hay la parte deportiva, pero hay más cosas. En el baloncesto europeo se hacen cosas muy bien y la identidad no se debe perder. No es sólo copiar, es adaptar ciertas cosas. Pero la inversión es necesaria. Y si todo se va en jugadores, no habrá inversión.

 

P.: La figura de jugador-presidente es inédita. ¿Cómo se gestiona un club en el que forma parte también de la plantilla?

 

R.: No es sencillo. Jugando se malgasta mucho tiempo y condiciona. Sinceramente, la parte de presidente y liderazgo me aporta más emocionalmente. La parte de jugador de baloncesto profesional se va diluyendo y cada vez tiene menos importancia.

 

P.: ¿Qué modelos de gestión prevé aplicar a la gestión de club?

 

R.: De empoderamiento. Soy el máximo responsable pero cada uno es responsable de sus áreas. Las decisiones se toman de manera conjunta y mi opinión nunca es algo tajante. Cada área tiene que ser más especializada y debe operar de manera separada.

 

 

 

 

P.: Para alcanzar la Euroliga, ¿de qué gestores se va a rodear? ¿Qué equipos creará?

 

R.: Ya tenemos una estructura de trabajo de equipos de Euroliga. La visión es estar ahí, pero ofrecer el mejor servicio posible, promoviendo y normalizando la profesionalidad en todas las áreas. Pero aún somos jóvenes como club. No hay que tener miedo al error. Hay que saber hacer autocrítica.

 

 

P.: ¿Qué mejoraría de la ACB?

 

R.: Tiene muy buena imagen. No sé si será posible igualar los salarios, porque hay muchas diferencias entre unos equipos y otros y es complicado competir. Se tendría que ver que se puede hacer para igualar la liga y el reparto de derechos de televisión. Seguro que hay personas más preparadas que yo que se plantean esto. La NBA es muy valiente y tiene una inquietud para evolucionar constantemente y por ejemplo, se plantea mucha cosas en normativa, que ayuda a enganchar al aficionado.

 

 

P.: ¿Cuál es la relación con el Uni Girona?

 

R.: Es un referente para muchas cosas y siempre que podemos, colaboramos. Al final, nuestras oficinas están separadas por diez metros y compartimos gimnasio y los vestuarios están pared con pared. Seguro que, con el tiempo, la colaboración evoluciona de manera natural. Ya verbalicé a finales del año pasado que desde el club queremos la base formativa femenina y es importante. Queremos dar salida a las niñas que tenemos ahora. Y, actualmente, es el único equipo como referente femenino, por lo que seguro que iremos haciendo cosas juntos.