11 Ago 2022 | 19:05

Líder en información económica del deporte

Clubes

Madrid-Barça, ¿quién gana el clásico a nivel económico?

Palco 23

24 oct 2014 - 07:59

Mañana habrán hasta 400 millones de espectadores observando el partido entre el Real Madrid y el FC Barcelona. Mediapro tiene preparado a un equipo de 300 personas para llevar la señal del encuentro a más de cien países, y es que el el clásico del fútbol español hace años que traspasó fronteras. Se trata de las dos marcas deportivas más valiosas del mundo, según Forbes, y en los últimos años se ha desatado una carrera no sólo por ver quién gana la Liga BBVA o la Champions League, sino por ver quién se impone en la parcela económica. ¿Quién es el ganador?

 

La publicación norteamericana da al Real Madrid una valoración de 3.440 millones de dólares, frente a los 3.200 millones de dólares que valdría el Barça. Uno de los hechos por los que la enseña del club blanco sería más valiosa es su capacidad de generar ingresos, nunca vista en otra institución deportiva del mundo: 603 millones de euros la última temporada si se incluyen las plusvalías por venta de jugadores, todo un récord. La entidad blaugrana también batió sus registros históricos de ventas, pero se quedó en 530 millones. En conjunto, una facturación que supera los 1.100 millones de euros.

 

Si se descuentan los atípicos por traspasos de futbolistas y sólo se atiende a los ingresos recurrentes, la institución de la Castellana también se consolida como la única de esta industria con capacidad para generar más de 500 milllones, mientras que el conjunto barcelonés se queda ligeramente por debajo de esa cifra (481,8 millones). Sin embargo, el Barça logró imponerse en el duelo de la rentabilidad, con un beneficio neto superior al de su rival de mañana: 41 millones de ganancias netas, frente a los 38,2 millones del Real Madrid. Si se cumplen los presupuestos aprobados para la presente temporada, el equipo blanco volvería a imponerse también en este ámbito, ya que el Barça prevé un recorte a la mitad de su resultado neto.

 

El efecto de la Décima en la cuenta de resultados

 

Uno de los motivos que mejor explica por qué el Real Madrid superó tan ampliamente al Barça en ingresos es la consecución de la décima Champions League de su historia y la Copa del Rey. Estos triunfos dispararon los ingresos comerciales y por competiciones del club en algo más de treinta millones de euros, gracias a los premios que recibe de sus patrocinadores, y que en realidad se compensan por el gasto similar en primas a los jugadores. El equipo que encabeza Florentino Pérez se anotó ingresos comerciales por 174 millones de euros (once millones más de lo presupuestado), mientras que la institución presidida por Josep Maria Bartomeu percibió 159 millones por este concepto.

 

El Barça espera volver a situarse a la cabeza de este área al finalizar el presente ejercicio, con una cifra próxima a los 200 millones de euros. El club inició el año pasado una importante ofensiva en Asia y América Latina para buscar patrocinios regionales, al tiempo que se firmaron acuerdos globales con Beko (10 millones) e Intel (2,5 millones). En total, esos acuerdos supondrán unos ingresos adicionales de treinta millones de euros. El Madrid, en cambio, es más partidario de limitar su asociación a otras marcas para poner en valor esas vinculaciones con firmas como Adidas o Emirates.

 

La evolución deportiva también afecta a la partida de ingresos por competiciones internacionales y amistosos (básicamente, las giras veraniegas): 72,2 millones del club que lidera Cristiano Ronaldo en el césped, frente a 65,6 millones del equipo de Messi y compañía, según consta en las cuentas de ambos clubs presentadas bajo el formato de la Liga de Fútbol Profesional (LFP).

 

Los derechos de televisión, máxima competencia con un mismo aliado

 

Probablemente son los dos clubs europeos que más ingresos reciben por sus derechos de televisión. El actual reparto en la Liga BBVA permite al Real Madrid y el Barça cobrar casi diez veces más que el club que menos percibe en España, cuando el múltiplo en otras ligas suele ser inferior a cuatro. En total, cada uno de ellos recibe en torno a 140 millones de euros anuales por parte de Mediapro, titular de los derechos del 90% de los equipos españoles. A esta cifra hay que añadir los algo más de 20 millones que ingresan por parte de la Uefa, en concepto de participación en la Champions League. En cualquier caso, son 40 millones más respecto a lo que percibe el Manchester United por televisión.

 

El Bernabéu, mucho más potencial comercial que el Camp Nou

 

La junta de Bartomeu volverá a percibir mañana la desventaja que tiene el Camp Nou respecto al Santiago Bernabéu para obtener ingresos. El estadio de los blancos tiene una estructura que en los últimos años le ha permitido adaptarse a las nuevas tendencias, con la creación de decenas de palcos VIP y asientos exclusivos, así como la apertura de restaurantes. Se calcula que este estadio es capaz de obtener 43 millones de euros por temporada gracias a su explotación comercial, frente a los 12 millones que logra el coliseo blaugrana.

 

Otra de las razones para explicar la mayor rentabilidad del Bernabéu frente al Camp Nou es el precio de los abonos. Un aficionado del Barça paga entre 133 euros y 1.097 euros por temporada (el club hace años que congeló las tarifas, que sólo suben con el IPC), mientras que el abonado merengue debe desembolsar cada temporada entre 370 euros y 2.384 euros. En total, el Madrid obtuvo 140 millones la última campaña a través de su estadio y los socios, por los 95 millones del Barça.

 

La deuda, una losa más azulgrana que blanca

 

La llegada de Florentino Pérez al Real Madrid a principios de la década pasada permitió limpiar toda la deuda del Real Madrid gracias a la recalificación de los terrenos de la antigua ciudad deportiva. Desde entonces, la entidad ha sabido construir una estructura económica con apenas endeudamiento. Al cierre de la temporada pasada, sus compromisos netos alcanzaban los 72 millones de euros, frente a los 288 millones del Barça.

 

Es cierto que el conjunto blanco tiene muchos más compromisos pendientes de pago con otros clubs, dadas sus fuertes inversiones en fichajes de cada verano, pero esto se compensa con los 174 millones que la entidad tiene en tesorería y las cantidades que también debe percibir por la venta de jugadores. El equipo azulgrana, en cambio, tiene una posición de caja muy inferior (49 millones) y jamás ha sabido vender bien a los deportistas con los que no contaba.