17 Ene 2022 | 17:50

Líder en información económica del deporte

Clubes

Los socios de Osasuna podrán vetar los grandes patrocinios y los ‘naming rights’ de El Sadar

M.Menchén

23 mar 2017 - 05:00

No haberse convertido en sociedad anónima deportiva (SAD) tiene sus ventajas, pero también sus complicaciones a la hora de gestionar grandes contratos. Si el FC Barcelona era el que hace unos meses buscaba la ratificación de sus socios a los patrocinios de Nike y Rakuten, próximamente podría ser el turno de CA Osasuna. El club ha convocado una asamblea extraordinaria para este jueves, en la que se aprobará la reforma de los estatutos, que entre otras cuestiones incluye la obligación de que la asamblea ratifique los acuerdos comerciales de mayor calado, según la propuesta a la que ha tenido acceso este diario.

 

El documento establece que se deberán convocar asambleas extraordinarias de socios cuando “se formalicen contratos que conlleven la inclusión de publicidad, del patrocinador principal, en la equipación oficial de la camiseta del primer equipo de fútbol”, una exigencia de ratificación que sólo se debería ejecutar si la duración del acuerdo abarca “más plazo que la finalización de la temporada en curso en la que terminan su mandato”. Es decir, que una nueva junta directiva no esté atada de manos a la hora de encontrar un nuevo sponsor.

 

En cualquier caso, a día de hoy no existe un patrocinador principal para la equipación, ya que Lacturale anunció el pasado verano que no podía asumir las pretensiones económicas de la entidad, que aspiraba a cobrar unos 700.000 euros por los activos asociados a ese contrato. En la actualidad, además de que ya se ultima la renovación con Adidas, uno de los principales socios es la constructora Victorino Vicente, que luce en la manga.

 

La reforma también quiere evitar que se produzcan debates intensos entre la masa social como sucedió en el Barça con Qatar. Para ello, la dirección también deberá someter a votación cualquier acuerdo con una empresa o marca cuyo origen “sea un patrocinio institucional, y el mismo proceda de un país que esté considerado que no respeta los derechos Humanos según la organización de las naciones unidas (ONU)”. También deberá pasar por asamblea si contiene “algún tipo de reseña política, religiosa o ideológica”, si el dinero procede “de actividades ilegales o de países cuyo origen sea considerado como paraíso fiscal”, o si directamente se pueden considerar “que atentan contra la buena imagen del club”, en referencia a la pornografía o la prostitución.

 

Los compromisarios, que en la última asamblea ya lograron declarar persona non grata al presidente de La Liga, Javier Tebas, también podrán frenar la venta de los naming rights del Estadio El Sadar. Se trata de una opción que cada vez más clubs ven con buenos ojos, y sólo este año ya se han cerrado dos importantes operaciones: la del Atlético de Madrid con Wanda para el Metropolitano y la del Villarreal CF con varias empresas que han rebautizado El Madrigal como Estadio de la Cerámica.

 

Referente a las instalaciones deportivas, los estatutos también establecen que una de las funciones de la junta directiva debe ser “el compromiso de recuperar el patrimonio que en su día formó parte del activo de Club Atlético Osasuna, debiendo dar la oportuna explicación anual a los socios en cada asamblea anual ordinaria. En este sentido, cabe recordar que la propiedad de El Sadar y la ciudad deportiva de Tajonar está actualmente en manos del Gobierno de Navarra, que asumió su propiedad a cambio de rebajar de 52,8 millones a 20,65 millones la deuda tributaria generada por la mala gestión en ejercicios anteriores.

 

Esta reforma, en la que han participado diferentes agrupaciones de socios, también pretende elevar su participación en la toma de decisiones, mediante la creación de comisiones o secciones trabajo sobre temáticas concretas. También se aspira a aumentar la masa social con la creación de una nueva figura, la del socio simpatizante, que tendría más o menos los mismos privilegios excepto el no ser abonado o socio de número. Esta temporada, el club se fijó un tope máximo de 15.000 miembros con pase para todo el curso, y en el arranque ya lograron rondar los 13.600.