07 Dic 2021 | 07:24

Líder en información económica del deporte

Clubes

Los socios de Osasuna aprueban la dación en pago del Sadar

Palco 23

17 nov 2014 - 04:55

Mayoría absoluta de los socios compromisarios a la propuesta de la junta gestora para solventar los problemas del CA Osasuna con la Hacienda Foral. El conjunto navarro aprobó en una asamblea extraordinaria la intención de los dirigentes de proponer al Fisco la entrega del estadio El Sadar y la ciudad deportiva de Tajonar para saldar una deuda de 43 millones de euros. Es decir, la dación en pago de sus principales activos, con una opción de recompra vinculante a través de alquileres mensuales.

 

La propuesta consta en una proposición de ley que ahora debería ser aprobada por el Parlamento navarro, y que en principio contaría con el apoyo de las fuerzas políticas. El compromiso que adquiriría el Osasuna es el de alquilar las dos instalaciones por un periodo de treinta años, a cambio del pago de un arrendamiento de 75.000 euros anuales mientras juegue en Segunda División y de 150.000 euros si logra el ascenso a Primera División.

 

Con esto apenas devolverían entre 2,25 millones y 4,5 millones de euros. Se trata de cifras muy inferiores a las que se barajaron en el borrador inicial de la proposición de ley, donde se estipulaba el pago de 250.000 euros por temporada si continuaban en Segunda División y de 1,5 millones de euros si subían a Primera. Con las cifras anteriores, el pago se elevaba a una horquilla de 7,5 millones a 45 millones.

 

A cambio, Osasuna añade nuevas contraprestaciones para saldar su deuda tributaria. En primer lugar, una moratoria de tres años sin intereses para iniciar la devolución de la diferencia, o sin ningún tipo de carencia si logran el ascenso. En lugar de esta opción, la Hacienda foral podrá optar directamente por un aplazamiento indefinido en el corto plazo, a cambio de quedarse parte de los ingresos del club.

 

En concreto, Osasuna cedería el 25% de sus ingresos por televisión y de los recursos que perciba por el traspaso de futbolistas, así como el 100% de los ingresos por patrocinio que percibe del Gobierno de Navarra. Estos porcentajes permitirían a Hacienda ingresar en torno a 625.000 euros sólo por los derechos de retransmisión si el club continúa en Segunda División, cifra que se elevaría a 4,5 millones por temporada si el club rojillo logra el ascenso. Los ingresos por venta de jugadores son más inciertos, mientras que los ingresos por publicidad apenas superan el millón de euros, según consta en la memoria del club.