08 Ago 2022 | 06:25

Líder en información económica del deporte

Clubes

Los ingresos del Camp Nou sufren la ausencia de visitas del Real Madrid

Palco 23

18 oct 2014 - 11:26

La multitud de enfrentamientos entre el FC Barcelona y el Real Madrid llevaron al Camp Nou a registrar unos ingresos récord de 47,9 millones de euros en la temporada 2012-2013 Este meta no se logró igualar la última campaña, cuando la facturación por venta de entradas retrocedió un 10,6%, hasta los 43,9 millones.

 

En su memoria económica, el club atribuye este descenso a dos hechos puntuales: no se jugó las semifinales de la Champions League y se disputaron dos partidos menos frente al Real Madrid, ya que en la temporada 2012-2013 se jugó contra el conjunto blanco tanto en la Copa del Rey como en la Supercopa de España.

 

De hecho, el mayor retroceso de los ingresos por taquilla lo sufrió la Copa, con una caída del 72%, hasta los 792.000 euros y que el Barça atribuye a “unos horarios perjudiciales y la falta de rivales atractivos”. También cayeron las ventas en la Champions League (7,27 millones, un 26% menos) por la eliminación en cuartos de final, ya que en los partidos previos se registró “un ingreso medio por encuentro superior al de la temporada anterior”.

 

 

En cuanto a los torneos veraniegos, el Gamper logró doblar sus ingresos hasta los 2,6 millones de euros, pero no fue suficiente para compensar el retroceso del 52% de la Supercopa, hasta 3,5 millones, ante el cambio de rival: Atlético Madrid en lugar del Real Madrid. En conjunto, generaron 6,17 millones, un 25% menos.

 

Una de las claves para que la caída no haya sido mayor es el Seient Lliure, el sistema creado por el club para que los socios puedan liberar su asiento si no acudirán al Camp Nou. La temporada 2013-2014 se liberaron 677.000 butacas, un 13% más respecto al ejercicio anterior. Esta fórmula permite al club vender más entradas, cuyo importe comparte con el socio titular del asiento.

 

El Barça también ha logrado mejorar las ventas del Palau Blaugrana, que avanzaron un 1%, hasta los 1,1 millones de euros. Los ingresos por entradas de baloncesto cayeron, al disputarse menos partidos, pero la celebración en el polideportivo de la Final Four de hockey patines y la final de la Copa Asobal permitieron compensar ese retroceso.