Líder en información económica del deporte

Clubes

Los ejecutivos del ‘Big Six’ renuncian a los comités de la Premier League tras el fracaso de la Superliga

El fallido proyecto de la Superliga europea de fútbol, nacida como una alternativa a la Champions League, sigue teniendo consecuencias en los órganos de decisión del fútbol europeo.

Palco23

29 abr 2021 - 17:00

Los ejecutivos del ‘Big Six’ renuncian a los comités de la Premier League tras el fracaso de la Superliga

 

Cambios en la cúpula de la Premier League. Los ejecutivos de los seis grandes clubes ingleses vinculados a la Superliga han dimitido de sus puestos en los comités de la liga inglesa de fútbol.

 

Aunque el proyecto de la Superliga se deshizo como un castillo de naipes en apenas dos días, su presentación fue suficiente para provocar una airada reacción del sector del fútbol, rompiendo los lazos de confianza entre Manchester United, Manchester City, Arsenal, Chelsea, Liverpool y Tottenham con los otros catorce clubes de la principal categoría del fútbol inglés.

 

Richard Masters, consejero delegado de la Premier League, contactó con los responsables de United, City, Chelsea, Arsenal y Liverpool la semana pasada, solicitándoles que renunciaran a sus puestos de responsabilidad, mientras que el Tottenham, el sexto club en liza, no está representado en ninguno de los comités de la liga.

 

El vicepresidente ejecutivo del Manchester United, Ed Woodward (que dejará el club a final de temporada), y el presidente del Liverpool, Tom Werner, han dimitido del Club Broadcast Advisory Group. Mientras que el presidente del Chelsea, Bruce Buck, deja su puesto en el comité de auditoría y remuneración, encargado de la elección de Masters como sustituto de Richard Scudamore en noviembre de 2019.

 

 

Por otro lado, el consejero delegado del Manchester City, Ferran Soriano, y el del Arsenal, Vinai Venkatesham, se han retirado del Club Strategic Advisory Group.

 

La mayoría de los propietarios de clubes acusaban a los representantes del Big Six de actuar de mala fe para la creación de una nueva competición alternativa a la Champions League que representaba una amenaza para los intereses de la Premier League, en un proyecto que contaba con el apoyo financiero de JP Morgan. A algunos clubes les gustaría que se impusieran sanciones a los equipos disidentes, pero no hay consenso sobre las medidas a adoptar.