26 Ene 2022 | 20:36

Líder en información económica del deporte

Clubes

Los clubes de Primera y Segunda rozan los 800.000 abonados en 2017-2018

Los ingresos de La Liga por socios y abonados vuelven a acercarse a niveles previos a la crisis y superan los 250 millones de euros, gracias a la mejoría del consumo y agresivas campañas.

M.Menchén

30 ago 2017 - 04:59

los clubes de la liga tienen casi 800000 abonados

 

Los aficionados son el alma de cualquier club de fútbol, pero también son una parte del negocio por los ingresos que generan y por su importancia a la hora de seducir a las marcas. En términos porcentuales, las cuotas de socios y abonados suponen un 10% de toda facturación de La Liga, aproximadamente, con 254,4 millones de euros. Y subiendo. Tras crecer un 2,7% este negocio en 2015-2016, muchas entidades han vuelto a anunciar cifras récord de abonados para 2017-2018, con las promociones por fidelización y las remodelaciones como punta de lanza.

 

En total, los 42 participantes entre la Liga Santander y la Liga 1|2|3 han arrancado el campeonato con unos 787.000 aficionados con pase de temporada, cifra que podría ir al alza en estos últimos días de campaña de captación, según los datos recopilados por Palco23 a partir de comunicados oficiales o manifestaciones públicas de directivos. El grueso de esta masa social corresponde a Primera, que nuevamente se quedará a las puertas de los 600.000 miembros si no se aceleran las contrataciones con los primeros resultados. En total, suponen el 75% de las entradas que se venden cada año.

 

Su asistencia constante es el principal reto de la competición, que en 2016-2017 consiguió crecer por cuarto año consecutivo tras alcanzar los 14.052.134 espectadores entre Primera y Segunda. Una mejora del 0,3% que fue insuficiente para mejorar los ratios de ocupación de los estadios, que se quedó en el 72% en la élite, con 27.597 personas de media por encuentro, y por debajo del 50% en la categoría de plata, con 7.507 personas. Ello, en un contexto de recuperación del consumo en España y del gasto medio de los españoles en deporte, con un alza del 5,2% en 2016 y algo más de 18 euros al año en entradas para espectáculos deportivos.

 

Muestra de las agresivas promociones en precios que se han tenido que aplicar durante la crisis para retener a los seguidores es que los ingresos por socios y abonados han pasado de 171,8 millones en 2011-2012 a 158,8 millones en 2015-2016, según datos de La Liga. Eso sí, con una tendencia creciente, ya que el suelo se tocó en 2013-2014, con 133,3 millones, y desde entonces no ha dejado de crecer.

 

Estos importes no incluyen a FC Barcelona y Real Madrid, que facturan más de 45 millones cada uno por este concepto y que, desde hace años, no dan nuevas altas de abonados y se limitan a ir ofreciendo nuevos abonos una vez se produce alguna baja. Los blaugrana suman 85.000 socios con asiento y desde 2011 sólo ha dado entrada a unas 2.000 personas nuevas en el Camp Nou, mientras que los blancos están en 61.287 tras una última remesa de 3.500 carnés que colocó en 2013. De ahí que ambos clubes sean dos de los pioneros en los sistemas de liberación de asientos, que permiten al socio recuperar parte del dinero de su pase y al club disponer de más entradas a la venta.

 

 

Es un problema que el Atlético de Madrid seguirá teniendo en el Wanda Metropolitano, para el que ya se han vendido 54.000 abonos, que lo consolidan como el tercer club más seguido de España. Le sigue el Real Betis, que también estrena remodelación del Benito Villamarín, unas mejoras que le han aupado a la cuarta plaza con 49.000 miembros fijos y la aspiración de llegar a 50.000 gargantas a las que ha asegurado mejoras en restauración y en la experiencia VIP. Es un salto de calidad que ya dio el Athletic Club con el nuevo San Mamés, donde hoy el reto sigue siendo explotar al 100% el anillo central de hospitality, toda vez que no se venden más de los 44.560 abonados que aproximadamente hay.

 

El Sevilla FC, que en los últimos meses también ha procedido a ejecutar varias mejoras de modernización en el Sánchez Pizjuán, para el que ya se plantea incluso una ampliación. Este año se han superado los 39.000 abonados para un estadio con capacidad para 41.000 personas, lo que debilita el potencial de venta de entradas en taquilla, una fuente de ingresos importante en tanto que el precio es mayor. En esta franja de implantación social está el Valencia CF, que aspira a retener a al menos 36.000 seguidores fijos pese a los problemas deportivos de los últimos años.

 

No es una cuestión baladí, ya que una parte de los ingresos por televisión se decide en función de este apoyo en las gradas. De ahí que clubes como el RCD Espanyol hayan lanzado agresivas campañas de captación, con descuentos por fidelización, en su reto de alcanzar los 30.000 socios, frente a los 27.000 del curso anterior; por el momento, y a falta de nuevos datos, ya ha superado los 25.000. Por encima suyo estaría ya el RC Deportivo, cuyo constante saneamiento y el reciente apoyo de Abanca parecen haber reactivado a la afición.

 

 

Su vecino, el RC Celta, no ha ofrecido datos en un ejercicio nuevamente marcado por las obras en Balaídos, al igual que sucederá en Anoeta. La Real Sociedad ya anunció que el aforo máximo este año podría bajar a los 25.000 asientos por los trabajos de ampliación, aunque históricamente ha estado por encima de los 20.000 socios. Algo similar sucede con el cuadro vigués.

 

Muy cerca de ellos estará el Levante UD, que ha sacrificado casi dos millones de euros para cumplir su promesa de regalar el abono a las casi 13.000 personas que fueron fieles al equipo en Segunda. Este año se han superado los 20.000 abonados, lo que supone batir todos los récords. El boom del ascenso todavía perdura para un Alavés que ha superado los 17.000 fieles y el CD Leganés, que ha tenido que frenar en 9.700 personas. El Girona FC aspira a los 8.500 socios, por los 12.000 en los que el Getafe CF ha situado el tope.

 

Ahora bien, este grupo de recién ascendidos a la élite no goza del apoyo que por ejemplo tendrá el Real Sporting, que pese a no haber logrado consolidarse en Primera ya ha superado los 24.000 socios para intentar volver a reengancharse. El Real Zaragoza también ha rebasado la cota de los 20.000 miembros, pese a que la propia dirección ha advertido de los problemas económicos que le lastrarán a la hora de competir. CA Osasuna también ha batido récords, probablemente porque la ayuda al descenso les da, a priori, cierta ventaja competitiva con sus rivales. El Cádiz sigue demostrando que su apoyo social tiene poco que envidiar, con otros 16.000 fans fijos.

 

En la Liga 1|2|3 el efecto ascenso se nota igualmente, con la Cultural Leonesa superando los 7.000 socios, su récord en la historia reciente. El Albacete Balompié confiaba en que la entrada de Sky International supusiera un impulso aún mayor, aunque de momento se han quedado en los 6.300 miembros. No son cifras nada desdeñables, ya que buena parte de la categoría se mueve entre los 2.000 y los 10.000 abonados, todos ellos con un mismo deseo: lograr el ascenso o, al menos, no tener que llegar a la última jornada con todo en juego para lograr la permanencia.