Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Viernes, 16 Abril 202119:12:23

Buscador

;Menu
h Clubes

Los clubes Asobal ‘blocan’ su competitividad: recortan un 30% el gasto en nóminas

Los conjuntos de la máxima categoría de balonmano, exceptuando al Barça Lassa, ingresaron 7,66 millones de euros en 2016-2017, un retroceso del 5,2% respecto a 2014-2015, pese al nuevo contrato de televisión.

14 Feb 2018 — 05:00
Guillermo G. Recio
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El gasto en sueldos de jugadores en 2016-2017 fue de 184.000 euros, un 28,1% menos que dos temporadas antes

 

 

Desde la temporada 2014-2015 no han cambiado muchas cosas al frente de la Asobal. El Barça Lassa sigue dando gas a su apisonadora como primer clasificado, pero el resto de clubes ha evolucionado hacia diferentes escenarios. Sin ir más lejos, el BM Aragón ya no existe. Y otra prueba de ello es que la facturación agregada se ha reducido un 5,2% en dos años, exceptuando el FC Barcelona, que gracias al fútbol escapa del control económico de la competición.

 

En total, los 15 conjuntos de la Asobal ingresaron 7,66 millones en 2016-2017, mientras que en 2014-2015 tuvieron una cifra de negocio de 8,08 millones, la última temporada en que los partidos de la competición todavía se veían en abierto a través de Teledeporte. Esta tendencia se debe, a pesar de que los clubes reciben 700.000 euros más por año de Movistar+, a que algunos patrocinadores han visto caer su exposición, que se suma a un descenso en las subvenciones y ayudas públicas.

 

Sin embargo, la caída de ingresos no es lo más significativo de los análisis internos del Consejo Superior de Deportes (CSD), a los que ha tenido acceso Palco23. Éstos cifran en 2,76 millones el gasto en salarios de todos los clubes menos el Barça durante la temporada 2016-2017, un 27,9% menos que dos temporadas antes.

 

Mientras que en 2014-2015 el desembolso por equipo en sueldos de jugadores fue de 256.000 euros, dos campañas después esta misma cifra bajo a 184.000 euros. En el transcurso de estos dos años, ya no están en la primera categoría el BM Aragón, el Juanfersa Gijón ni el MMT Zamora, que en 2017-2018 ha vuelto a la Asobal. Por otro lado, en la temporada 2016-2017 sí que compitieron el Bidasoa Irún, el Recoletas At. Valladolid y el DS Auto Gomas Sinfín, que ha descendido este año.

 

 

 

 

De la misma forma que cayó el gasto en personal también lo hizo el resultado del ejercicio 2016-2017, ya que el beneficio neto agregado se situó en 511.264 euros sin contar con el Barça. Este importe fue un 27,6% inferior al de la temporada 2014-2015. Es decir, que mientras la cifra de negocio cayó un 5,2%, tanto el gasto en salarios como el resultado neto se redujeron una cuarta parte. ¿Por qué?

 

El presupuesto medio de estos 15 clubes fue de 477.000 euros, de los que 184.000 euros se destinaron a salarios. En muchos casos, más allá del desembolso en operaciones y otros gastos estructurales, el resto de recursos fue destinado a cubrir compromisos de deuda. Ejemplo de ello es el CD Ademar León, que en la temporada 2016-2017 tenía sólo una deuda de 340.000 euros al haber reducido la cantidad inicial (1,25 millones de euros) mediante el convenio de acreedores aprobado tres campañas antes.

 

La directiva afrontó el pago de una partida de 130.000 euros de un presupuesto de algo más de un millón de euros, algo que no ocurría desde hacía años y que llegó gracias a la participación en competición europea. Lejos quedan las cifras de antes de la crisis, cuando en la temporada 2009-2010 se trabajó con un presupuesto de 2,5 millones de euros.

 

 

 

 

Al inicio de la temporada 2016-2017 también se consiguió un gran hito. Tras dos años de negociaciones y sin convenio, la Asobal y la Asociación de Jugadores de Balonmano (AJBM) llegaron a un acuerdo hasta 2020 que ofrece mayores garantías laborales a los deportistas. La principal novedad fue que por primera vez todos los jugadores están en la Seguridad Social.

 

La Asobal aceptó en el nuevo convenio una de las peticiones de la AJBM, que pedía que el número mínimo de jugadores que debe tener contratado cada club pase de ocho a doce jugadores. Cada club participante en la liga cuenta ahora obligatoriamente y como mínimo con siete jugadores contratados a tiempo completo más cinco jugadores contratados a tiempo parcial.

 

El presidente de la Federación Española de Balonmano, Francisco Blázquez, subrayó la importancia del acuerdo alcanzado para “recuperar a nuestros jugadores y volver a convertir la Liga Asobal en una de las mejores del mundo”. “La crisis económica que tanto ha golpeado a nuestro balonmano deja paso ahora a una nueva etapa de recuperación y crecimiento en la que Asobal confía en aumentar su masa social de aficionados, seducir a nuevos patrocinadores y mantener la confianza de los actuales así como en recuperar a los jugadores que, en la actualidad, están participando en otras ligas”, defendió entonces la patronal de clubes.

 

Sin embargo, en la primera campaña bajo el paraguas del nuevo convenio no se consiguió aumentar este gasto. De hecho, incluso el Barça redujo su gasto, ya que mientras su sección de balonmano cerró la temporada 2014-2015 con un déficit de 8,3 millones de euros, en 2016-2017 tuvieron sólo unas pérdidas de 7,5 millones.

 

 

 

 

Ello se debe a que precisamente el gasto en personal fue de 6,4 millones, frente a los 7,2 millones de hace dos años. Aun así, el desembolso del club azulgrana en esta parcela nada tiene que ver con su capacidad de generación de ingresos. La entidad presidida por Josep Maria Bartomeu facturó exactamente lo mismo en las últimas campañas, 1,48 millones, básicamente procedente de la facturación por venta de entradas y algo del patrocinio de Lassa.

 

Durante los últimos años, la patronal también ha notado una caída de ingresos, ya que su presupuesto era de cuatro millones antes de la recesión y ahora es de dos millones de euros. El reto más inmediato, el nuevo contrato televisivo con Movistar+, donde más allá de mejorar el cobro de los 700.000 euros anuales, buscarán ampliar la cobertura mediática, tal y como adelantó Palco23.

 

Este objetivo es clave en el balonmano, ya que la mayoría de conjuntos viven del patrocinio como su principal vía de ingresos. En 2016-2017, 14 de los 16 conjuntos de la Asobal no contaban con un socio que tuviera los naming rights del club. Tan sólo tenían sus nombres limpios de maras comerciales el BM Villa de Aranda y el BM Benidorm, aunque éste último cuenta con el Ayuntamiento de la misma ciudad como socio principal.

 

La pregunta para crecer económicamente en los próximos años será cómo seguir creciendo en ingresos comerciales si tanto camisetas como nombres están ya repletos de patrocinadores, como ocurre en la Selección española que tantos éxitos está consiguiendo. ¿Será la renovación con Movistar+ clave para poder aumentar la aportación económica de los socios a cada club?

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@palco23.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Palco23 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...