11 Ago 2022 | 00:29

Líder en información económica del deporte

Clubes

Los accionistas del Almería votan unas cuentas que vuelven a arrojar beneficios

Palco 23

24 nov 2014 - 04:55

La UD Almería regresó la pasada temporada a Primera División y, con ello, a los beneficios. El conjunto andaluz, controlado en un 95% por el empresario local Alfonso García, ha convocado a sus accionistas el próximo 15 de diciembre. El objetivo no es otro que la aprobación de las cuentas del ejercicio 2013-2014 y la "aplicación de resultados". A la espera de conocer la cifra definitiva, la junta estimaba obtener unas ganancias de cinco millones de euros, con los que enjugar el déficit de ejercicios anteriores.

 

El equipo almeriense descendió a Segunda División en junio de 2011 y, durante las temporadas 2011-2012 y 2012-2013, acumuló unas pérdidas de 2,97 millones de euros, fruto del drástico descenso de los ingresos por televisión y las dificultades para reducir rápidamente los costes de la plantilla. Sin embargo, el regreso a la máxima categoría le permitió pasar de 2,6 millones en su último año en Segunda a 19 millones de euros el pasado ejercicio por sus derechos audiovisuales.

 

Este repentino aumento de recursos, unido a los topes salariales que le impone la LFP (11,7 millones de euros para este año, aunque apena gasta diez millones), es lo que ha permitido al Almería volver a beneficios y, además, reducir su deuda. El conjunto, que actualmente se encuentra en posiciones de descenso, acumula compromisos pendientes de pago por 14,24 millones de euros, de los que aproximadamente unos seis millones correspondían a la Administración. Sin embargo, los últimos datos difundidos por la Liga de Fútbol Profesional revelan que esta deuda tributaria se ha rebajado a apenas 0,75 millones de euros.

 

La reunión de García con el resto de accionistas minoritarios se celebrará un día antes del partido de vuelta de los deiciseisavos de Copa del Rey, frente al Betis. En ella, el dueño del Almería expondrá el presupuesto para el ejercicio en curso y la necesidad de generar tesorería suficiente para empezar a construir la Ciudad Deportiva. El Ayuntamiento ya le ha cedido unos terrenos. Se estima que el club necesitará una inversión inicial de tres millones de euros, con unos costes anuales de mantenimiento que oscilarían los 120.000 euros.

 

Las obras debían iniciarse a comienzos de 2014, pero se ha ido demorando en el tiempo. Una de las claves para entender el por qué podrían ahora desbloquearse es un nuevo aumento de los ingresos de televisión, que ahora superarían los 20 millones de euros al no tratarse ya de un recién ascendido y la mejora general del negocio audiovisual de la LFP.

 

Se trata de prácticamente la única y principal vía de ingresos del club, que en su último año en Segunda apenas percibió medio millón de euros por abonados y 1,5 millones por patrocinios. Esta cifra se ha mejorado sensiblemente y es la que también permitiría pasar de 23 millones a 24 millones en el presupuesto de este año, ya que Nike y el grupo agrícola Urcisol del propio presidente (patrocinadores principales) pagan más tras el ascenso. A finales de 2013 también se incorporó a CaixaBank como patrocinador, y este año se ha añadido Sockatyes, la empresa que paga por introducir publicidad en las medias de los jugadores.