28 May 2022 | 16:13

Líder en información económica del deporte

Clubes

Lleida Esportiu estudia su reconversión a SAD tras bordear la desaparición

El conjunto ilerdense, que actualmente milita en Segunda Rfef, ha cambiado de dueños hace apenas un mes y medio. La entidad pretende construir una ciudad deportiva propia cuya inversión no sería inferior a cinco millones de euros.

Lleida Esportiu estudia su reconversión a SAD tras bordear la desaparición
Después de la entrada de los nuevos dueños, se ha llevado a cabo el abono de la última mensualidad de los jugadores y el staff técnico

A. Ferrer

23 mar 2022 - 05:00

Lleida Esportiu sondea un nuevo plan tras esquivar su desaparición por segunda vez en la última década. El conjunto ilerdense, que milita en Segunda Rfef, ha comenzado a estudiar la reconversión en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) en los próximos meses con el objetivo de profesionalizar la entidad y poder dejar atrás las deudas con la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.

 

“Se han producido actos de irresponsabilidad por parte de la anterior junta que nos han dificultado la entrada al club”, explica a Palco23 Vicente Javaloyes, uno de los diez socios que conforman actualmente el Lleida Esportiu.

 

Según el ejecutivo, los anteriores gestores de la entidad (los hermanos Esteve) salieron del club hace poco más de un mes con una deuda de, aproximadamente, siete millones de euros. Tras meses de impagos a jugadores y acreedores, un grupo empresarial dirigido por el empresario y exjugador del club Luis Pereira, se interesó en la compra del Lleida Esportiu y evitar así su posible desaparición. Los principales acreedores del club son la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.

 

 

 

 

Al no ser una SAD, los socios de la entidad debían aprobar la entrada de los nuevos gestores del club. Tras la asamblea celebrada el pasado febrero, el Lleida Esportiu pasó a manos del grupo encabezado por Luis Pereira, con un total de nueve socios (cinco de ellos nuevos y cuatro socios de la anterior junta). “Existen dos socios hoy en día que se niegan a firmar el traspaso de poderes”, comenta el ejecutivo. Estas personas son uno de los hermanos Esteve y su cónyuge.

 

Después de la entrada de los nuevos dueños, se ha llevado a cabo el abono de la última mensualidad de los jugadores y el staff técnico, además del pago a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la Real Federación Española de Fútbol (Rfef) para poder inscribir jugadores y así competir con las garantías necesarias para seguir jugando en Segunda Rfef. El importe total asciende a, prácticamente, 400.000 euros.

 

“Había jugadores sin contrato que cobraban en B y, cuando llegamos, no teníamos ni la información ni ningún documento que nos ayudase a conocer el estado del club”, asegura perplejo Javaloyes. “Es por eso por lo que hace unas semanas ejecutamos una querella por falsificación documental, administración desleal y hurto”, añade.

 

 

 

 

Con el objetivo de reflotar la entidad y el fútbol de la zona de Lleida, el club ha presentado una oferta al Ayuntamiento de la ciudad para negociar un nuevo convenio, después de que este expulsase a la anterior junta del estadio municipal del Camp d’Esports por incumplimiento de contrato a finales de enero.

 

“Entre nuestros objetivos también se encuentra el desarrollo de una ciudad deportiva propia, a través de la cual encontrar y potenciar el talento local”, aclara el ejecutivo. El complejo deportivo contará con una residencia para deportistas, un gimnasio, un centro de rehabilitación y dos campos de fútbol (uno de ellos de césped artificial y otro, probablemente, de césped natural). La dirección del club ha comenzado a barajar distintos emplazamientos donde llevar a cabo la construcción del nuevo equipamiento, cuya inversión no será inferior a cinco millones de euros.

 

Con una deuda de unos siete millones de euros, los nuevos propietarios del Lleida Esportiu afrontan dos escenarios posibles: una quita o el aplazamiento de la deuda bajo un convenio anual con los distintos acreedores. En el caso de alcanzar un acuerdo para la segunda opción, la dirección prevé liquidar la deuda dentro de diez años.

 

Encabezados por Luis Pereira, la nueva estructura del Lleida Esportiu también está formada por el propio Vicente Javaloyes y empresarios del sector inmobiliario, del ámbito jurídico y del sector servicios. La entidad no ha querido hacer públicos el resto de los integrantes de la estructura.

 

Fundado en 2011 tras la disolución de la Unió Esportiva Lleida, que en 2010 se declaró en concurso de acreedores después de registrar una deuda de 28 millones de euros, el Club Lleida Esportiu se refundó a través de un grupo inversor liderado por el empresario local Sisco Pujol.