30 Nov 2021 | 00:54

Líder en información económica del deporte

Clubes

Levante UD congela su deuda tras la refinanciación con el fondo Benjamin de Rothschild

El club granota debe comenzar a hacer frente a sus compromisos con el Ayuntamiento de Valencia: un 10% del pasivo deberá abonarlo esta temporada y un 90%, en la siguiente.

M.R.

26 nov 2020 - 04:58

Levante UD congela su deuda tras la refinanciación con el fondo Benjamin de Rothschild

 

 

 

La entidad valenciana ha cerrado el ejercicio 2019-2020 con una deuda que asciende a 75,5 millones de euros, tras haber llegado a un acuerdo para la refinanciación de su pasivo con el fondo Benjamin de Rothschild Infrastructure Debt Generation (Bridge).

 

Respecto a la temporada 2018-2019, la deuda se ha reducido en 1,5 millones, aunque en la temporada 2019-2020 la entidad ha visto como su deuda a corto plazo ha aumentado un 10,5% respecto a la campaña anterior. A 30 de junio de 2020, la deuda a corto plazo de la entidad es de 53,36 millones de euros, mientras que a largo plazo, que ha caído un 23% respecto al año anterior, es de 22,14 millones de euros, según reflejan las cuentas del club.

 

“En cuanto a los créditos con la calificación de privilegiados cuya garantía eran las hipotecas sobre el Estadio Ciudad de Valencia, en favor de Caixabank y Cajas Rurales Unidas, han sido cancelados”, señala el informe de gestión correspondiente al ejercicio anual terminado el 30 de junio de 2020.

 

 

Esta cancelación se pudo realizar gracias a que “el 6 de agosto de 2020 se formalizó una operación de financiación entre el Levante UD y Bridge, a través de un esquema de project finance, por un importe de hasta sesenta millones de euros”, explica el informe. “El propósito de la operación es la financiación de las obras de remodelación del estadio, la construcción de la nueva ciudad deportiva de Nazaret y la cancelación efectuada de los créditos”.

 

Además, “ambas partes han convenido en estructurar la operación de forma escalonada en tres tramos; el primero está destinado a la primera fase de la remodelación del estadio y cancelar los créditos garantizados con la hipoteca sobre el mismo; el segundo será para financiar la construcción de la nueva ciudad deportiva y el último para las siguientes fases de la remodelación del estadio”. La amortización es a doce años.

 

Sin embargo, si bien la hipoteca con las dos entidades financieras ya ha sido liquidada, el informe señala que la deuda con el Ayuntamiento de Valencia debe amortizarse un 10% durante la temporada 2020-2021 y el 90% restante durante la 2021-2022. La deuda del Levante con el Ayuntamiento asciende a dos millones de euros.

 

 

El informe de gestión también señala que este acuerdo con Bridge ha permitido “superar las tensiones de tesorería” que ha habido durante la temporada. El fondo de maniobra a 30 de junio es negativo de 25,5 millones de euros, y se ha incrementado respecto al cierre de la temporada anterior en 8,8 millones de euros. “Este incremento considerable de la cifra se explica en el hecho que durante la temporada 2019-2020 se ha atendido con tesorería la fuerte inversión en el Estadio Ciutat de Valencia al no haber firmado la operación de financiación a largo plazo para la inversión descrita”.

 

Sin embargo, los auditores aseguran que “esta cifra no supone riesgo de solvencia o liquidez, una vez conseguido los fondos; el fondo de maniobra es estructuralmente negativo debido a la naturaleza de sus operaciones, que se traduce en la existencia de elevados saldos acreedores del capital circulante operativo por fichas de jugadores, acreedores e inversiones en inmovilizado”.

 

Aumenta la facturación, se desploman los beneficios

En cuanto al cierre económico de la temporada 2019-2020, el club refleja en sus cuentas unos números negros de 77.000 euros. Este beneficio se ha logrado, como en otros ejercicios, gracias a los 15,5 millones de euros ingresados por concepto de traspasos. Este es el octavo ejercicio consecutivo en el que la entidad cierra con beneficio.

 

El Levante ha aumentado un 4,5% los ingresos respecto a la temporada 2018-2019, con un importe neto de la cifra de negocio que alcanza 59,65 millones de euros. La principal partida de ingresos es la de los derechos de televisión que han supuesto 51,35 millones de euros para la entidad, un 3,7% más que en el anterior ejercicio.

 

Otros 3,2 millones de euros son en concepto de publicidad, mientras que la partida de comercialización, en la que se incluye la venta en tiendas y los patrocinios, ha supuesto 2,8 millones de euros. En conjunto, estas dos partidas suman cerca de seis millones de euros, lo que supone un 15% más que en el anterior ejercicio.

 

 

Los socios y abonados han supuesto 1,4 millones de euros para las arcas del club, un 12,8% menos que en el año anterior. Por último, los ingresos deportivos han alcanzado 973.000 euros, frente a los 862.000 euros de la pasada temporada.

 

En cuanto a los gastos, la principal partida ha sido la de personal, que ha supuesto un desembolso de 40,6 millones de euros. Esto supone un 4% menos que en la temporada 2018-2019, cuando el club gastó 42,3 millones de euros en su personal deportivo y corporativo.

Para la temporada 2020-2021, el club prevé ingresar 63,9 millones de euros y obtener un beneficio neto de 133.000 euros, un 72,7% más que en el ejercicio cerrado a 30 de junio de 2020. Sin embargo, las únicas partidas que aumentan respecto a la temporada 2019-2020 son la de derechos televisivos y la de publicidad aumenta de cara a la temporada 2020-2021.

 

Los derechos televisivos alcanzarán 55,4 millones de euros, un 7,9% más que en 2019-2020, mientras que la publicidad y la comercialización se prevé que dejen 6,6 millones de euros en las arcas de la entidad, un 8% más que en la 2019-2020.

 

El gasto de personal, también se verá incrementado un 22,4% hasta 49,7 millones de euros. De estos, 39,6 millones de euros serán para el personal deportivo inscribible en la competición.