19 May 2022 | 03:16

Líder en información económica del deporte

Clubes

LaLiga Manager, o por qué el CF Reus no ha podido inscribir a Isaac Cuenca

La competición relata el funcionamiento del sistema de inscripción de jugadores y recuerda al club que no entregó las garantías exigidas sobre una ampliación de capital que prometían para disponer más de 2,3 millones de euros en tope salarial.

M.M.A.

03 sep 2018 - 18:52

LaLiga Manager, o por qué el CF Reus no ha podido inscribir a Isaac Cuenca

 

 

Vuelven a sonar tambores de huelga en el fútbol español, aunque ahora no es por jugar en Estados Unidos, sino por la rocambolesca situación que ha llevado a Isaac Cuenca a quedarse sin ficha con el CF Reus. El club ha entonado hoy el mea culpa, pero LaLiga ha querido dejar claro qué es lo que ha sucedido en las últimas horas y porqué el futbolista no ha sido inscrito. “No se cuestionó que éste hubiera firmado su contrato en las condiciones que afirmaban firmarlas”, indica la patronal, que en un escrito relata cómo es el mecanismo de altas y bajas.

 

El proceso se inicia antes del verano, cuando todos los equipos de LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3 deben presentar un presupuesto de ingresos y gastos para el siguiente ejercicio. En el mismo se exige que se adjunten comprobantes que confirmen que realmente se producirá un determinado aumento de la facturación, y al igual sucede con los costes, siempre teniendo en cuenta el histórico de cada entidad. Tras este análisis, y según ha confirmado el Reus, la competición decidió rebajar su tope salarial de los 4,54 millones de euros de 2017-2018 a sólo 2,3 millones para 2018-2019.

 

El consejero delegado y máximo accionista, Joan Oliver, ha admitido hoy que los fichajes que habían realizado en las últimas semanas elevaron el gasto de salarios y amortizaciones a 2,8 millones de euros, mientras que necesitarían una autorización de cuatro millones de euros para poder inscribir a todos los futbolistas que se han quedado sin ficha, algunos de los cuales se han marchado. Porque, además de Cuenca, tampoco podrán jugar con el Reus por ahora otros tres profesionales: Tito Ortiz, Karim Yoda y Vitor Silva.

 

 

 

 

Pero, el quid  de la cuestión es: ¿Por qué se pudo inscribir a varios jugadores y no a Cuenca? La entidad presidida por Javier Tebas lo resume rápidamente. El club catalán había subido antes a otros futbolistas en la plataforma de gestión de transfers LaLiga Manager, por lo que tenían prioridad a la hora de recibir su ficha en caso de que se aumentara el límite salarial.

 

“Lo que LaLiga impidió fue que se incumplieran las condiciones para poder inscribir más jugadores por encima del límite salarial, fichando un nuevo jugador y dejando fuera a los ya subidos a borradores en la plataforma, que sí cumplían con las condiciones ofrecidas”, señala en su relato la competición.

 

El nombre de Cuenca surgió el 30 de agosto, cuando la competición decidió elevar en medio millón de euros el techo de gasto y ya había ocho jugadores pendiente de inscripción. Esta situación derivó en que el equipo rojinegro sólo tenía a trece futbolistas de campo para poder competir, por lo que de forma excepcional se le permitió tramitar cinco altas para llegar al mínimo de 18 profesionales. Eso sí, con condiciones.

 

La primera, que el salario que tuvieran las incorporaciones se situara en torno al mínimo acordado con la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) para LaLiga 1|2|3, que es de 77.500 euros desde 2015. También se exigía respetar el orden de inscripción, de forma que tuvieran ficha los primeros jugadores con los que se había cerrado un compromiso, así como revisar el valor de mercado de los salarios. Por otro lado, que cualquier revisión del tope salarial que se hiciera fuese a compensar el primero el exceso de límite que se autorizó para llegar a los 18 inscritos, y finalmente que no se negociaran a la baja las nóminas ya firmadas.

 

Tras aceptar, los despropósitos continuaron. Durante toda la negociación, el consejo de administración jamás llegó a ofrecer garantías reales sobre una ampliación de capital que prometieron en julio, y ya en agosto pidió que en lugar de 18 fichas le autorizaran a solo contar con 16. “Alegaron tener ya contratos cerrados con jugadores con salarios superiores a ese mínimo y querían respetarlos. Desde LaLiga se aceptó”, recuerdan, sobre Miguel Linares, Shaq Moore, Jesús Olmo. Eso sí, lo que rechazaron es que se bajaran sueldos para dar cabida a Cuenca.

 

“Sorprende además que el último día del periodo de fichajes, desde la AFE presionaran a esta organización para que autorizara el fichaje de Isaac Cuenca frente a otros jugadores que habían sido contratados con anterioridad con un salario aceptado para su inscripción”, concluye la patronal, después de que el sindicato haya vuelto a dar alas a una hipotética huelga por no permitir que un club gaste más de lo que tiene para nóminas.

 

Por su parte, Oliver ha querido insistir en que la viabilidad del CF Reus no corre peligro pese a los problemas con la confección de la plantilla.  En 2016-2017, su primera temporada en LaLiga, el Reus facturó 6,28 millones de euros y perdió 1,19 millones, según los últimos datos disponibles. Para 2017-2018, se desconocen sus resultados.