13 Ago 2022 | 13:37

Líder en información económica del deporte

Clubes

La Penya pierde 2,2 millones en 2020-2021 y reduce su deuda en un millón de euros

El club catalán, que ya había previsto un golpe en sus cuentas, registró en mayo una ampliación de capital por valor de 3,7 millones de euros, liderada por Scranton con un resultante suscrito de 8,6 millones de euros.   

La Penya pierde 2,2 millones en 2020-2021 y reduce su deuda en un millón de euros
La junta de accionistas también ha aprobado la reforma de los estatutos, puesto que ahora la entidad también tiene como negocio los eventos no deportivos.

Miquel López-Egea

15 dic 2021 - 05:00

La Penya pierde 2,2 millones por el impacto del Covid-19. El Joventut de Barcelona ha cerrado el ejercicio 2020-2021 con un resultado negativo de 2,2 millones y unos ingresos de 2,9 millones de euros, lo que supuso un 26,6% menos que la temporada anterior, cuando ingresó 3,95 millones de euros. La junta general de accionistas se celebró el pasado lunes, en la que también  se aprobó la salida de Josep Hilari del consejo de administración.

 

El club, que ya había previsto un golpe en sus cuentas, registró en mayo una ampliación de capital por valor de 3,7 millones de euros, a través de su vehículo inversor Scranton, con un resultante suscrito de 8,6 millones de euros. El club cuenta con catorce trabajadores no deportivos.

 

Por otro lado, a cierre de 30 de junio, el club logró reducir su endeudamiento en un millón de euros, por lo que espera haber hecho frente a toda la deuda entre las tres y cuatro próximas temporadas. A cierre del ejercicio, el club tenía una deuda a largo plazo con la Agencia Tributaria, Ayuntamiento de Badalona y la Seguridad Social de 1,4 millones de euros; además tenía una deuda con Scranton y otra póliza de crédito de 2,3 millones de euros, sumando una deuda total de 3,8 millones de euros.

 

 

 

 

Por parte del Consejo Superior de Deportes, el club recibió una inyección de 452.267 euros, correspondiente al paquete de ocho millones de la administración para compensar el golpe del Covid-19 en las cuentas de los clubes de la ACB. Asimismo, el club también recibirá una ayuda por parte de la Generalitat de Catalunya.

 

“Estamos cumpliendo los acuerdos para devolver la deuda; si no se tuerce más la situación el endeudamiento estará liquidado en las tres o cuatro próximas temporadas; además hemos mantenido el compromiso con los trabajadores, proveedores y la plantilla”, asegura Juan Antonio Morales, presidente de la entidad, a Palco23, que recuerda que “ante la situación de patrocinio y ante la incertidumbre por la falta de patrocinador principal u por las expectativas con la explotación comercial de eventos no deportivos del Pavelló Olímpic de Badalona, no hemos sometido el presupuesto a votación”. En este contexto, el presupuesto para 2021-2022 “en línea con el gasto de la temporada pasada”, que se situó entre cinco y seis millones de euros.

 

En esta línea, el directivo afirma que se ha sumado el no tener un patrocinador principal a las pérdidas de patrocinadores pequeños por las restricciones, la falta de ticketing y abonados con el aumento de los gastos sanitarios. “Una tormenta perfecta”, sentencia. “El reto para el presente curso es seguir en la contención de gasto, pero tener un primer equipo masculino competitivo, generando ingresos con nuestros activos y maximizando la actividad no deportiva”, remarca.

 

 

 

 

Por otro lado, la junta de accionistas también ha aprobado la reforma de los estatutos, puesto que ahora la entidad también tiene como negocio los eventos no deportivos. “Tenemos fechas cerradas, pero depende de la situación sanitaria, nuestro objetivo pasa por, cuando estemos a pleno rendimiento y hayamos podido situar el Palau en el circuito de conciertos, estar en ingresos alrededor de lo que supondría el patrocinador principal del equipo”, revela. La previsión es cumplir este objetivo en los próximos tres años. De hecho, el recinto acogerá mañana el primer concierto.

 

El club también está negociando la venta del naming del equipo y los title rights del Palau Municipal d’Esports. “El objetivo es comercializar y generar ingresos por esta vía también, junto con la explotación de este”, afirma. En esta línea, el directivo reconoce que hay negociaciones, pero sin fecha determinada, aunque espera que el acuerdo esté “lo antes posible”.

 

Por otro lado, el club sigue negociando la venta de la Zona Deportiva de Mas Ram. “El activo sigue en venta y las conversaciones están muy vivas, pero son unas negociaciones que requieren discreción”, afirma Morales.

Comenta la noticia en B+