Líder en información económica del deporte

Clubes

La Liga prepara su propio 'software' de gestión de entidades deportivas

Marc Menchén

20 ene 2017 - 05:00

“El dinero debe estar sobre el césped” es uno de los mensajes más recurrentes de los aficionados, y los clubs llevan tiempo trabajando para que, en buena medida, esa reivindicación pueda cumplirse. La mejora de los ingresos audiovisuales ha apoyado la profesionalización y mejora de las estructuras organizativas que permitan una mejor gestión de los recursos, y desde la propia La Liga se quiere dar una ayuda extra con el lanzamiento de un software propio de gestión.

 

El objetivo es crear un sistema de planificación de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en inglés), que, según explican fuentes de la patronal a Palco23, “permita una mejora sustancial de la gestión de los clubs a un coste reducido gracias a las economías de escala que se producen como consecuencia de la implantación de un estándar en un grupo de entidades significativo”.

 

La iniciativa se empezó a diseñar durante la temporada 2015-2016, pero por un tiempo se quedó guardada en un cajón, a la espera de definir cuál sería el alcance de la alianza firmada con Microsoft. "No tenía ningún sentido adoptar los sistemas de determinadas compañías si, después, vemos que ellos [en referencia a la multinacional tecnológica] pueden ofrecer ese mismo servicio", argumentan.

 

Presentación Guía Económica LaLiga Palco23 650
Varios ejecutivos de Primera y Segunda División, durante la presentación de la Guía Económica LaLiga el pasado septiembre.

 

El proyecto pretende aprovechar el conocimiento adquirido por los servicios de control económico de la organización que preside Javier Tebas, pero también de las necesidades que han detectado los clubs de la Liga Santander y la Liga 1|2|3 en el día a día de su gestión. "Ellos son los que mejor conocen el tipo de herramientas que necesitan", explican.

 

La idea que persiguen es que sea un sistema que se nutra de aplicaciones de distintos proveedores de programas informáticos, en función del objetivo que se persiga. A la espera de que se desarrolle completamente, ya está asegurado que tendrá herramientas de contabilidad analítica, gestión de personal, de fichas federativas y clientes, etcétera. "Debe tener unas herramientas mínimas, para que después cada club pueda incluirle más prestaciones según lo quieran", comentan.

 

Una de las motivaciones que ha llevado a La Liga a liderar este proyecto es la oportunidad de reducir costes y poder tener mayor poder de negociación y personalización ante los proveedores. "Es más económico si conseguimos una unión de clubes interesados en replicar una misma estructura informática", comentan. Además, incluso podría acabar siendo una fuente de ingresos, ya que "lo planteamos para los clubs, pero también serviría para cualquier entidad deportiva".

 

Esta estrategia de personalización a partir de una base mínima de servicios es la misma que se está siguiendo en la configuración del proyecto con Microsoft. La multinacional tiene el programa Navision, un ERP propio que incluye soluciones de tesorería, planificación de suministros o gestión de campañas de marketing.

 

Sin embargo, en esta alianza se persigue sobre todo mejorar la experiencia de los aficionados, tanto los que acuden cada fin de semana a los estadios como los que no. De cara a la próxima temporada, se creará una plataforma en la que se reunirán contenidos, redes sociales e información de todo tipo sobre los clubs de Primera y Segunda que quieran sumarse.

 

En cualquier caso, no es la primera vez que la patronal persigue aunar esfuerzos con los clubs para optimizar costes y mejorar su negocio. Por ejemplo, la presencia online de muchas entidades se ha realizado bajo su paraguas, con una plataforma web muy similar que se adapta a la identidad de cada equipo. “Continuamos recibiendo muestras de interés en pertenecer a la plataforma”, comenta La Liga, que ya provee este servicio a casi la mitad de sus afiliados.

 

Todo este tipo de iniciativas suponen un auténtico apoyo para las entidades deportivas con menos estructura administrativa, un problema especialmente habitual en Segunda División. Sin ir más lejos, la SD Eibar apenas contó con una docena de empleados en oficinas durante su primera campaña en la élite del fútbol español.