20 Ene 2022 | 00:40

Líder en información económica del deporte

Clubes

La Generalitat valenciana ofrece 3,5 millones por el estadio del Hércules CF

Palco23

07 feb 2017 - 13:50

El estadio Rico Pérez casi seguro volverá a ser de titularidad pública una década después. El Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), dependiente de la Generalitat, ha presentado la oferta más alta para hacerse con la propiedad de la instalación deportivas, con 3,75 millones de euros. Inicialmente, en la subasta se esperaban conseguir hasta 14,7 millones de euros.

 

La decisión de si la propuesta económica es suficiente depende ahora del Juzgado Mercantil número 2 de Alicante, que es el que se encarga de tramitar la liquidación de Aligestión, empresa vinculada a Enrique Ortiz, imputado por fraude, cohecho y tráfico de influencias, acusado de favorecerse de los amaños del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Alicante.

 

El empresario se hizo con la propiedad del estadio en 2007, de manera que completaba el control sobre el club, del que también era máximo accionista. En su oferta, se comprometía al pago de 7,8 millones de euros y avalar otros 4,2 millones de euros para realizar reformas en el equipamiento.

 

Los problemas del equipo de fútbol llevaron a la Fundación Hércules CF a suscribir en 2010 un préstamo con la antigua Caja de Ahorros de Mediterráneo (ahora integrada en Bankia) por valor de 18 millones de euros, y el Instituto Valenciano de Finanzas avaló esta operación en el marco de "una estrategia financiera calamitosa que comprometía inversiones millonarias en clubes de fútbol mientras se practicaban recortes en servicios públicos fundamentales", según el actual director general del IVF, Manuel Illueca.

 

"Esta desastrosa gestión ha dejado un panorama muy complicado, ante el cual el Consell está aportando soluciones en defensa de los intereses de todos los valencianos", ha añadido Illueca, tras recordar que la Administración tuvo que devolver esos 18 millones a la banca ante los impagos.

 

El aval suscrito por el IVF tenía como contragarantía la pignoración de las acciones del Hércules CF y además una fianza de la sociedad Aligestión, propietaria del Rico Pérez. "Al comenzar el proceso de recuperación de las cantidades desembolsadas por el IVF, esta sociedad se declaró en concurso de acreedores e intentó judicialmente eximirse de la responsabilidad derivada del afianzamiento, demandando al Instituto incluso ante el Tribunal Supremo, que ha desestimado las pretensiones de Aligestión, al igual que anteriormente lo hicieron el Juzgado de Primera Instancia y la Audiencia Provincial de Valencia", recuerdan.

 

Sobre esta operación, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha señalado que "el fútbol tiene que estar gestionado en lo privado y fue un inmenso error de la Generalitat meterse en estos asuntos del fútbol, pero ahora no tenemos más remedio que jugar con lo que hay para recuperar los dineros, los recursos de los ciudadanos, de los contribuyentes".