Líder en información económica del deporte

Clubes

La Fundación Lucentum aguanta pese al Covid-19: mantiene un presupuesto de 800.000 euros para la 2020-2021

La ausencia de público supone entre el 20% y el 25% de los ingresos del primer equipo. El club cuenta con unas reservas de 70.000 euros.

Miquel López-Egea

30 mar 2021 - 05:00

La Fundación Lucentum aguanta pese al Covid-19: mantiene un presupuesto de 800.000 euros para la 2020-2021

 

 

La Fundación Lucentum Baloncesto Alicante, HLA Alicante por motivos de patrocinio, ha logrado mantener el presupuesto para la temporada 2020-2021 pese a las dificultades del Covid-19. Para el presente curso, el club presentó un presupuesto total de 800.000 euros. 

 

De este presupuesto, 300.000 euros se corresponden a gastos derivados de la plantilla del primer equipo (salarios, alojamientos y manutención de jugadores y técnicos); 100.000 euros, a desplazamientos (incluyendo de otros equipos); 100.000 euros, a gastos federativos; 200.000 euros a los equipos base, mientras que el resto (100.000 euros) se corresponde a otros gastos del equipo como márketing o los gastos del equipo que milita en EBA.  

 

“Cuando empezó el año no teníamos deudas y teníamos un remanente, por lo que hemos podido mantener el presupuesto”, explica Tony Gallego, presidente del club. “El presupuesto de la próxima temporada dependerá de la situación, puede que tengamos que rebajar porque el público supone entre el 20% y el 25% de los ingresos del primer equipo”, señala.

 

“Cerraremos en negativo, consumiendo las reservas; en cuanto al anterior curso, en su momento, utilizamos los expedientes de regulación temporal de empleo (erte) porque representaban la realidad del club y acabamos la temporada, no se pudo volver a competir; pero tuvimos escuela de verano”, explica.

 

De momento, “para este año asimismo el riesgo, con el remanente de 70.000 euros que teníamos”. Además, el club ha sido capaz de obtener alrededor de 70.000 euros a través de las instituciones públicas con las compensaciones que han ofrecido.

 

El resto de los ingresos proceden del patrocinio y de las ayudas públicas. “No tenemos quejas de los patrocinadores, los hemos mantenido a todas, igual que las ayudas públicas, ahora estamos en negociaciones de cara al siguiente curso”, explica Gallego.

 

 

 

 

El club compensa la caída de abonados con las audiencias en televisión, ya que entre las de las televisiones locales y las de LaLiga Sport TV, el club obtiene entre 23.000 y 25.000 espectadores de media, con picos de hasta 40.000 espectadores. “Son muy buenas audiencias si lo ponemos en valor a los patrocinadores”, explica el directivo.

 

En un año normal, el club tendría que haber ingresado 150.000 euros en abonos y entradas y hasta el momento, a falta de la compensación a los socios, el club ha ingresado 50.000 euros, que se quedarán en 25.000 euros o 30.000 euros después de las devoluciones.

 

Asimismo, el club ha sumado entre 15.000 euros y 20.000 euros de gastos por los protocolos Covid-19. “Cuando sale una subvención, nos presentamos; con esto y la reducción de gastos como los ertes se podrán equilibrar las cuentas”, afirma el directivo.

 

En este contexto, Gallego considera que “en las ligas LEB, la situación económica es asfixiante”. “No podemos ir a pedir un rescate porque no somos una asociación de clubes, pero lo hemos trasladado a la Federación Española de Baloncesto y está en conversaciones con el Consejo Superior de Deportes, de hecho, la caída de ingresos para los equipos de esta categoría es mayor”, afirma.

 

 

 

 

La entidad tiene un presupuesto de 200.000 euros para los equipos de la base, la mitad la aportan los padres, mientras que el resto procede de los patrocinadores y de los entes públicos. “Nos hemos ido adaptando con la gestión de la base, tuvimos la suerte de poder empezar la temporada, pero ahora estamos en una situación diferente, tuvimos la suerte al principio; el deporte es un ejemplo de cómo generar pequeñas burbujas”, afirma.

 

En esta línea, el directivo considera que “se podría haber gestionado mejor, si se hace todo bien, los pabellones pueden ser muy seguros”. “Se nos ha penalizado bastante, no hay unanimidad en todo el país, hay diecisiete formas de gestionar esto, demostrando una clara deficiencia en la gestión de la pandemia”, denuncia.

 

“El baloncesto quedará más tocado tanto en lo económico como en lo psicológico; pero nos ha servido para acelerar el proceso de digitalización y explorar vías que normalmente serían complementarias como las retransmisiones en streaming o las plataformas digitales para comunicarse con los aficionados”, reflexiona.

 

“El reto, por ahora, es salvar la temporada y después, afrontar la otra, con incertidumbre”, afirma. “Esperamos que todo esté en mejores condiciones, porque si no, no es sostenible y no se puede aguantar mucho tiempo: nosotros somos como los bares cerrados, pero manteniendo la actividad”, remarca.

 

 

 

 

El Lucentum Alicante, equipo predecesor al actual, militó por última vez en la ACB en la temporada 2011-2012, cuando bajó a Leb oro. La temporada siguiente consiguió una plaza para el ascenso, pero la gestión económica obligó a renunciar a dicha plaza y a dimitir a la directiva encabezada por Luis Castillo al completo, descendiendo a Primera Nacional y teniendo que cesar su actividad. En 2015 nació la actual Fundación Lucentum, un equipo totalmente nuevo que militó en Leb plata. 

 

“Cuando se liquidó el anterior club deportivo, decidimos crear una fundación, porque a parte de su aspecto social, en el futuro, si necesitas una sociedad anónima deportiva, se puede disgregar; de hecho, lo tenemos todo en caso de necesitarlo y se aplicaría sólo al primer equipo”, explica.

 

El proyecto incluye baloncesto masculino, femenino, de formación y diversas capacidades y está en proceso de que les concedan un proyecto de Erasmus de integración a través del baloncesto. También tiene una sección de eSports para acercarse a la gente joven.