21 Ene 2022 | 11:25

Líder en información económica del deporte

Clubes

La deuda del Atleti se dispara un 49% y ya rebasa los 515 millones de euros

El club, que mantiene la rentabilidad, atribuye el fuerte incremento de la deuda neta a las obras del Wanda Metropolitano. El socio chino ha aportado una línea de crédito de 50 millones, que se ha complementado con créditos bancarios y de firmas especializadas.

Marc Menchén

28 nov 2017 - 05:01

La deuda del Atleti se dispara un 49% y ya rebasa los 515 millones de euros

 

 

El punto de partida era complicado, y conseguir mantener el nivel competitivo sin renunciar a la construcción de un nuevo estadio era una operación compleja. Sólo así se entiende la situación del Atlético de Madrid, cuya deuda financiera neta se disparó un 49% durante la temporada 2016-2017 y alcanzó los 515,38 millones de euros. “La construcción del Estadio Wanda Metropolitano es la causante del incremento”, defiende la entidad en la memoria anual del ejercicio, a la que ha accedido Palco23. Un escenario que también explica la entrada de un nuevo inversor.

 

Esta cifra representa algo más del 150% de los ingresos relevantes de la entidad, y muestran la ajustada rentabilidad que puede obtener hoy su negocio, con un beneficio neto de 5 millones de euros, tras registrar unos costes financieros netos de 23 millones de euros, fruto de esa elevada mochila. La facturación se situó en 316 millones de euros el último ejercicio, mientras que para 2017-2018 se espera cerrar con un beneficio de 155.000 euros y unas ventas de 332,29 millones.

 

Esta cifra no incluye el traspaso de los terrenos del Vicente Calderón, que el consejo de administración confía en que ayude a aplicar un importante recorte de los compromisos pendientes, pues las valoraciones que se manejan rondan los 175 millones de euros, suficientes para cancelar el crédito promotor de 163 millones que el banco mexicano Inbursa le concedió para culminar las obras. Este ejercicio también se cancelará 42,04 millones de euros con Hacienda, poniendo fin a la deuda aplazada con la Administración.

 

 

 

 

La construcción del nuevo hogar rojiblanco ha obligado a hacer un gran esfuerzo inversor este verano, al tiempo que también se destinaban importantes sumas para asegurar la continuidad de los principales jugadores y realizar nuevas incorporaciones. De ahí que se hayan aumentado los compromisos con bancos, entidades especializadas en la financiación de clubes y los propios accionistas.

 

Con tal de solventar las tensiones de tesorería, Wanda Group decidió dar un nuevo espaldarazo al proyecto con un crédito de 50 millones de euros, que deberá recuperar en dos plazos: febrero y agosto de 2019. El grupo chino, que controla el 20% del club, se ha asegurado ya el cobro de 1,85 millones en intereses, una retribución que se compensa si se recuerda los 45 millones que invirtió en su día por su paquete accionarial y los 15 millones que aportó a fondo perdido para potenciar la Academia. A estas cifras hay que añadir los 50 millones en concepto de patrocinio del estadio, como adelanta hoy este diario, y que se abonaron íntegramente en julio para poder afrontar pagos.

 

Este cuadro revela el porqué de la operación para dar entrada a Idan Ofer en el accionariado, con una aportación de 50 millones de euros a cambio del 15% a través de Quantum Pacific Group. El equipo dirigido por Miguel Ángel Gil Marín asegura que la mayoría de ofertas recibidas eran a cambio de las acciones de los actuales socios mayoritarios, pero que han priorizado una fórmula para que entrada liquidez en el club a corto plazo.

 

 

 

 

Es el timing necesario para poder afrontar todos los pagos que se avecinan. La deuda a corto plazo con la banca, donde se incluyen los 163 millones de Imbursa, ha pasado de 140 millones a 213,65 millones de euros, mientras que a largo plazo ha bajado apenas un millón, hasta 14,49 millones. Se desconoce con qué entidades trabaja el club, que a nivel de patrocinios colabora con CaixaBank.

 

Por otro lado, y pese al nuevo esfuerzo realizado en el mercado de verano, el hecho de que muchas operaciones se cerraran en agosto ha beneficiado a una reducción del 16%, hasta 70,72 millones. En cambio, los pasivos financieros a largo plazo, donde acostumbra a registrarse la deuda con firmas de inversión especializadas, se incrementa en un 47,7%, hasta 113,15 millones.

 

Muchas de estas operaciones se han conseguido firmar con los derechos de televisión como garantías, pero también con los ingresos futuros por los traspasos de jugadores del primer equipo. Y ahí será muy importante lo que suceda en el mercado de invierno, clave una vez más para que el Atlético de Madrid pueda hacer caja sin comprometer su proyecto deportivo, tocado este año por una posible eliminación de la Champions League. “Es un objetivo estratégico”, confirma el consejo, sobre la importancia de estar en Europa.