Líder en información económica del deporte

Clubes

Guasones crece y presenta un presupuesto de 250.000 euros para 2022

El club que milita en la Segunda Divisón de LoL, propiedad de Rubén García, jugador de Osasuna, busca desembarcar en Latinoamérica a largo plazo y espera tener ingresos de entre 500.000 euros y 700.000 euros en tres años.

Guasones crece y presenta un presupuesto de 250.000 euros para 2022
El club quiere abrir oficinas propias pero que sean más que una gaming house, por lo que prevé convertir la instalación en una academia con la ayuda del Ayuntamiento de Pamplona, con el que está en negociación. 

Miquel López-Egea

21 ene 2022 - 05:00

Guasones toma forma. El club de eSports fundado por Rubén García en 2020, jugador de CA Osasuna, ha presentado un presupuesto de 250.000 para la temporada 2022, más del doble del año pasado, en la que ha dado el salto a la Segunda División de League of Legends. El club espera alcanzar el break even en tres años, cuando espera tener una facturación de entre 500.000 euros y 700.000 euros. Por el momento, el club no obtiene ingresos, por lo que toda la inversión procede de García, propietario y único accionista del club, y quiere buscar alianzas de patrocinio con las instituciones locales.

 

La estrategia de crecimiento del club pasa por, además de ser competitivo en eSports, ofrecer una educación especializada en este segmento y ser una academia, además de desembarcar en Latinoamérica.

 

Actualmente, el club tiene presencia en Fifa, mediante una alianza con Osasuna. La entidad quiere entrar en Valorant y en Wild Rift, tras haber salido de Nba2K, tener entre cinco y diez creadores de contenido, e intentar ascender a la máxima categoría nacional, una plaza que el club descarta vender.

 

 

 

 

“A corto plazo queremos centrarnos en las plataformas de Riot Games”, asegura García, a Palco23. “Latinoamérica es un territorio que vive por y para los eSports y donde se vive el deporte tradicional, pero dar el salto ahora sería muy precipitado porque primero queremos potenciar el club a escala de Navarra y crecer de base, con una buena imagen”, afirma.

 

El club quiere abrir oficinas propias pero que sean más que una gaming house, por lo que prevé convertir la instalación en una academia con la ayuda del Ayuntamiento de Pamplona, con el que está en negociación. “Queremos crear una alternativa que sirva para unir padres e hijos, que se vea que los videojuegos son herramientas buenas; muchas ciudades han dado el paso con una academia, por lo que proponemos una plataforma o local en el que se pueda venir de tarde y pasarlo bien”, asegura. “Queremos focalizar nuestra fuerza en Navarra y llegar a aquellos jóvenes que se empiezan a desconectar del fútbol”, añade.

 

Actualmente Guasones, que cuenta con veinte empleados sumando el equipo deportivo pero, con la reciente ampliación de su estructura tras haber logrado entrar en la Segunda División, busca un director general.

 

“La cuarentena ha servido para que los futbolistas pensáramos en nuestro futuro personal, por lo que decidí montar el club, lo que me gusta”, explica el directivo que reconoce que “es importar implicarse”. De cara al futuro, el futbolista no descarta la entrada de inversores pero sostiene que “tiene que ser alguien que aporte más allá de lo económico, en el día a día”.

 

En esta línea, considera que la entrada de futbolistas, clubes de fútbol o de baloncesto supone “romper la barrera emocional” que hay con los eSports porque “hace cinco años se pensaba que era de frikis, de chavales que no salen de casa”.