03 Jul 2022 | 20:33

Líder en información económica del deporte

Clubes

El San Pablo Burgos reclama una Copa del Rey en su primer año en ACB

El club, recién ascendido a la Liga Endesa, cuenta con un presupuesto de tres millones de euros y espera que la ciudad sepa convertir su masa de aficionados para conseguir el torneo copero.

Guillermo G. Recio

19 ene 2018 - 04:59

“Llevamos el nombre de Burgos por toda España y eso se paga por los beneficios que da para una ciudad humilde como la nuestra”

 

 

De LEB Oro a la Liga Endesa. El San Pablo Burgos es un recién llegado a la ACB, pero ello no significa que no aspiren a consolidarse en la máxima competición de baloncesto de España ni a aprovechar su afición para albergar una Copa del Rey. El presidente del club, Félix Sancho, comenta en una entrevista con Palco23 que “hay que luchar por tener la Copa del Rey en Burgos”. “Con el ambiente que tenemos, es cuestión de que el Ayuntamiento intente traerla”, señala.

 

El directivo, dueño de la inmobiliaria San Pablo, explica que hay que aprovechar los más de 8.000 espectadores por partido que asisten al Coliseum de Burgos. Ello supondría una apuesta más por parte del consistorio, gobernado por el Partido Popular. Sancho pone de ejemplo la última edición de la Copa del Rey en Vitoria, donde “se invirtió un millón para acoger el torneo y los cálculos dicen que el retorno para la ciudad es de seis millones”. “Merece la pena”, argumenta.

 

Actualmente, el Ayuntamiento y la Diputación de Burgos aportan 400.000 euros por año al club, pero Sancho diferencia lo que es una subvención a un patrocinio, ya que el nombre del club es CB Miraflores. “Llevamos el nombre de Burgos por toda España y eso se paga por los beneficios que da para una ciudad humilde como la nuestra”, añade.

 

 

 

 

Más allá de la aportación de la Administración, San Pablo invierte 600.000 euros en su patrocinio principal, a lo que hay que sumar otros 300.000 euros de socios oficiales. En total, para la temporada 2017-2018 se han presupuestado tres millones de gasto, que esperan que sea cubierto para no reportar pérdidas.

 

También cuentan con los 600.000 euros del reparto de la ACB y con los ingresos de abonos y entradas. Sancho, que lidera un proyecto que cuenta con 33 empleados, comenta que “la idea es tener un presupuesto competitivo para poder mantener la categoría”, aunque “nuestro objetivo es ser un club económicamente estable y sostenible”.