01 Dic 2021 | 22:31

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Real Zaragoza renegocia con los acreedores para ampliar pagos hasta 2031

El club presenta una solicitud ante el Juzgado Mercantil de Zaragoza para adecuar el convenio de acreedores por la notable reducción de los ingresos por jugar en Segunda y la pandemia del coronavirus.

Palco23

17 mar 2021 - 10:50

El Real Zaragoza negocia con los acreedores para ampliar pagos hasta 2031

 

El Real Zaragoza solicita la modificación del convenio concursal. El club quiere adaptar el convenio a la realidad económica de la entidad, teniendo en cuenta que éste fue aprobado pensando que se cumpliría en Primera División. El Zaragoza pide una espera adicional de cinco años, que se sumarían a los cinco años actualmente pendientes, manteniendo la quita de hasta el 60%.

 

El equipo descendió a Segunda División al finalizar la temporada 2012-2013, y desde entonces compite en la Segunda División, lo que ha supuesto una merma significativa de sus ingresos de explotación, en especial de los derechos audiovisuales. Eso se suma al descenso de los ingresos derivados de las taquillas durante el último año al estar prohibido el acceso de público al estadio por las restricciones derivadas del Covid-19.

 

Debido a estas circunstancias, y ante la necesidad de adaptar el convenio a los ingresos del club en Segunda, los responsables del Zaragoza piden ampliar el plazo para el pago de las deudas pendientes, que se abonarán, en caso de aprobarse, en diez pagos lineales iguales (10% cada uno de ellos) del importe pendiente de los créditos ordinarios al presentar la solicitud.

 

 

Al mismo tiempo, el club pretende blindarse ante un hipotético descenso de categoría, por lo que en caso de bajar a Segunda División B, o una categoría inferior, solicita que las obligaciones de pago previstas queden suspendidas durante las temporadas en que milite en esas categorías. Una suspensión aplicable por un máximo de cinco temporadas, sean consecutivas o alternativas.

 

Por otro lado, si el equipo subiera a Primera División, y mientras mantenga la categoría, propone abonar anualmente un 20 % del importe de los créditos pendientes actualmente, hasta la finalización del pago de los créditos ordinarios.

 

El vicepresidente y consejero delegado del Real Zaragoza, Fernando Sainz de Varanda, anticipó a Palco23 hace un mes que el club se estaba “planteando si renegociar el convenio concursal”, con la posibilidad de “plantearle a algunas de las entidades una refinanciación” y también con el ánimo de que la “Agencia Tributaria nos mejorase el calendario” de pagos.

 

El principal acreedor del club es la Agencia Tributaria, a la que se debían inicialmente 37 millones de euros y con la que al final de esta temporada la deuda será de menos de diez millones de euros. A esta deuda que se le suman “los deudores que están dentro del concurso de acreedores”, dos entidades bancarias a las que les debemos “préstamos antiguos y otros que hemos pedido para refinanciar y mejorar los calendarios” y “la propia fundación, que ha prestado dinero”, detalló.

 

En la temporada 2021-2022, el club destinará 8 millones de euros a pagos de deuda del concurso, una cifra que bajará a 7,3 millones en la 2022-2023, y que a partir de ahí se reducirá hasta una cifra cercana a los 3 millones de euros por temporada hasta el fin de la 2030-2031.

 

 

Acompañando a la propuesta de modificación del convenio, el club ha presentado un plan de viabilidad hasta la temporada 2030-2031, en el que prevé unos ingresos anuales de 18,5 millones de euros, conforme a si permaneciera en Segunda División. Con una previsión de ingresos de televisión de 9 millones de euros anuales, y una facturación por abonados y socios de 4,4 millones de euros por temporada, además de 3,9 millones de euros por ingresos de comercialización y publicidad e ingresos por competiciones de 1,2 millones de euros.

 

En cuanto a las plusvalías por traspasos, “se ha estimado que se mantienen en línea con las medias de las últimas temporadas en segunda división, si bien en las primeras dos temporadas son mayores por la necesidad de hacer caja para atender pagos”. La estimación parte de 9,2 millones de euros en la 2021-2022, 8 millones de euros en la 2022-2023 y a partir de ahí, 3,1 millones de euros por temporada.

 

En relación a los gastos, “no hay mucho más margen de maniobra para el recorte de costes” tras los recortes de los ejercicios 2014-2015 y 2015-2016, advierte el club, al mismo tiempo que avanza que “hemos supuesto que se mantienen estables”.

 

En cuanto a los gastos, el consejo admite que “no hay mucho más margen de maniobra para el recorte de costes” tras la importante reestructuración acometida entre 2014 y 2016, cuando se ejecutaron despidos y se externalizaron servicios y se realizó una rebaja salarial a los trabajadores que continuaron en la plantilla.

 

Además, desvela que “en la partida de gastos de personal hay una previsión de subida en las últimas temporadas, todo destinado a la plantilla deportiva para tener más probabilidades de un ascenso a primera división, pero el margen es pequeño”.