25 May 2022 | 09:37

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Real Madrid se hace fuerte en terreno blaugrana con una cuarta tienda en Barcelona

El club blanco continúa construyendo una red de ventas minorista con un local en el centro comercial Maremágnum, en el Puerto de Barcelona. Esta actividad ya supone unos ingresos netos de más de 26 millones de euros por temporada.

M.Menchén

27 nov 2018 - 05:00

El Real Madrid se hace fuerte en terreno blaugrana con una cuarta tienda en Barcelona

 

 

El Real Madrid gana presencia a pie de calle, y lo hace en la ciudad que acoge a su rival histórico. El club ha decidido aumentar aún más su presencia en Barcelona con la apertura de su cuarto punto de venta en la capital catalana, y nuevamente con un claro enfoque hacia el público extranjero. En concreto, el local se encuentra en el centro comercial Maremagnum, situado en el Puerto de Barcelona y que tiene asegurada una inversión de 45 millones de euros para su modernización.

 

Es la primera vez que FC Barcelona y Madrid rivalizarán tan directamente por la caza del consumidor, pues el club blaugrana tiene un establecimiento de características similares en la misma planta de este complejo. No es la primera vez que los dos clubes operarán bajo un mismo techo, aunque nunca los había separado apenas dos locales comerciales como sucederá ahora. Y eso que hace tres años que los blancos desembarcaron en la capital catalana.

 

La estrategia del club presidido por Florentino Pérez siempre ha seguido una misma estrategia, que no es otra que la de buscar localizaciones en las que pudieran impactar al elevado número de turistas que visitan esta ciudad, pese a ser la de su máximo contrincante en LaLiga. Sólo entre enero y septiembre de 2018 llegaron a Cataluña un total de 15,45 millones de visitantes internacionales, la región más receptora de turistas pese a que suponía una caída del 2,3%. Además, con un gasto medio por estancia y persona de 1.077 euros.

 

 

 

 

Estos datos son los que motivaron que en junio de 2015 se abriera un primer establecimiento en Las Ramblas a través de un franquiciado. “La estratégica localización, está determinada tanto por la gran afluencia de turismo que tiene la ciudad de Barcelona y porque es una de las ciudades españolas con más número de aficionados madridistas”, admitían entonces desde Adidas, que se encarga de la explotación del negocio de retail del Madrid en virtud de su contrato de patrocinio.

 

Esta apertura se realizó a través de JKL, franquiciado que al año siguiente decidió elevar su apuesta por la presencia merengue en Barcelona con una segunda apertura. En este caso, apostó por abrir en la calle Ferran, perpendicular a Las Ramblas y que conecta la que es una de las principales arterias turísticas de la ciudad con la sede del Ayuntamiento. Su tercera incursión fue con la apertura de una tienda en la Terminal 2 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, en este caso gestionada por el grupo de servicios al viajero Áreas.

 

La apuesta del Real Madrid por el turismo en España se completa con una tienda en Palma de Mallorca, aunque su principal núcleo de operaciones es la propia capital española, donde tiene siete puntos de venta, dos de ellos en el Aeropuerto Adolfo Suárez – Madrid Barajas que también gestiona Áreas. Los otros cinco son explotados directamente por Adidas, que en 2014 alcanzó un acuerdo con esta compañía para recomprarle las franquicias y reordenar su red en la ciudad.

 

La intención de la marca y el club era poner orden a un negocio que en 2017-2018 creció un 5%, hasta 26,47 millones de euros. Más sustancial es el aumento desde que se recuperó la gestión de toda la red y se incrementó el número establecimientos oficiales, pues su aportación a la cuenta de resultados fue de sólo 16,1 millones de euros en 2013-2014. Cabe recordar que este no es el importe total que facturan las tiendas, sino el importe neto que recibe el club por su explotación.

 

 

 

 

La expansión del retail madridista no ha sido sólo en España, sino que en los últimos años se ha acelerado su presencia en dos mercados estratégicos: México, por su pasión por el fútbol y cercanía con Estados Unidos, y Qatar, que en 2022 albergará el Mundial. En el primer país ya tiene tres tiendas en México DF gracias a su alianza con el grupo de distribución Martí, mientras que en el emirato también cuenta con socios que le han permitido abrir locales en dos centros comerciales de Doha y en la lujosa isla artificial The Pearl.

 

En total, el club cuenta con 18 establecimientos que “han contado con un tráfico superior a 5,4 millones de visitantes”, según se recoge en la última memoria anual. El grueso de esta actividad corresponde a la tienda del Santiago Bernabéu, que recibió a 1,7 millones de personas y para la que se prepara una importante ampliación y remodelación dentro de las obras de modernización del estadio. En concreto, se potenciará la existente en la calle Padre Damián y se habilitará una más en la fachada del Paseo de la Castellana, mucho más transitada.

 

La explotación del negocio online está en manos de Fanatics, el principal ecommerce especializado en deporte. “Nuestra tienda online constituye una plataforma de distribución de alto valor estratégico para el club dadas las tendencias en los hábitos de compra y la elevada dispersión de nuestros aficionados, registrando incrementos de dobles dígitos en la facturación de la presente temporada con respecto al año anterior”, desvela el Real Madrid.

 

 

 

 

 

El club detalla que sus equipaciones ya pueden adquirirse en más de noventa países, con España, Reino Unido, Francia, China, EEUU, Japón y Latinoamérica como los territorios donde más venden. Además de los artículos de Adidas, en sus portales online también hay más de 9.800 artículos licenciados de 160 empresas que tienen los derechos de uso de la marca para categorías tan diversas como menaje del hogar, fundas para móvil o artículos para el colegio.

 

Muestra de la importancia que el Madrid da a toda esta actividad es la negociación del nuevo contrato de patrocinio con Adidas, que le permitiría pasar de un mínimo de 52 millones de euros anuales a 110 millones por temporada. La multinacional alemana mantendría la explotación del negocio de las tiendas, a cambio de aumentar el importe fijo que paga por la exclusiva de socio técnico y el fee que pagada cada temporada por las ventas de merchandising.

 

El Real Madrid cerró la temporada 2017-2018 con un beneficio neto de 31,2 millones de euros, un 46% superiores a los del ejercicio anterior, aunque ligeramente por debajo de lo presupuestado debido a las primas por ganar la Champions League. La facturación total rozó los 800 millones de euros si se incluyen los traspasos de jugadores, de los que estaban asegurados unos 46 millones cuando se aprobó el presupuesto.