30 Jun 2022 | 08:53

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Málaga CF también cesa al director general ‘de facto’ de la última etapa

Abdullah Bin Nasser Al-Thani, máximo accionista, ha decidido prescindir de Joaquín Jofre un día después de despedir a José Luis Pérez Caminero, director deportivo.

Palco23

22 oct 2019 - 10:33

 

El Málaga CF también cesa al director general ‘de facto’ de la última etapa

 

El Málaga CF continúa adelgazando su estructura por la parte de arriba. El club ha comunicado hoy a Joaquín Jofre su cese como asesor jurídico, si bien realmente ha tenido que actuar como director general durante los últimos meses. Su salida se produce un día después del despido de José Luis Pérez Caminero, director deportivo.

 

Jofre es quien ha asumido las relaciones del equipo de fútbol con LaLiga y la Real Federación Española de Fútbol (Rfef) ante la ausencia del máximo accionista, así como intentar poner orden sin mucho éxito. ¿La razón? Abdullah Bin Nasser Al-Thani se ha negado a firmar muchas de las operaciones de venta de jugadores que deberían haber aliviado las arcas y favorecer una mejor planificación deportiva.

 

El abogado se incorporó al Málaga CF en 2012, siempre adscrito al departamento jurídico y de recursos humanos. Licenciado por la Universidad de Granada, previamente fue el responsable legal de la cadena de gimnasios Viva Gym. En cuanto a su relevo en el club, el diario La Opinión de Málaga hace referencia a Richard Shaheen, que llegó hace semanas como asesor y controller financiero.

 

A finales del mes pasado el Málaga presentó un plan de viabilidad para demostrar a LaLiga que podía cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria en 2019-2020. Este verano ni siquiera pudo inscribir a algunos futbolistas que se ficharon y el paquete de medidas de ajuste trasladado a la patronal tenía como objetivo no perder la plaza en la competición. El club tiene autorizado un límite salarial de 9,9 millones de euros, casi un tercio de lo que dispuso el año anterior.

 

 

 

 

El momento en el que se produce esta situación no es el más favorable para el club, inmerso en una discusión sobre la propiedad que puede desincentivar cualquier tipo de fórmula de rescate que implique la inyección de capital. Desde el pasado junio, y a la espera de que se resuelvan los recursos, el jeque Abdullah Bin Nasser Al-Thani tendrá que compartir la titularidad de las acciones del club con el grupo hotelero BlueBay, después de que el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Málaga estimara la demanda interpuesta por la compañía.

 

El club cerró 2017-2018 con un beneficio neto de 12,48 millones de euros, cuatro veces más que el año anterior, el segundo importe más alto de toda su historia después de 2015-2016. Para 2018-2019, el presupuesto contemplaba unas ganancias de 1,25 millones de euros, pese a que los ingresos caerían casi un 50%, hasta 40 millones de euros aproximadamente.