19 Ene 2022 | 07:55

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Inter de Milán vende los 'naming rights' de su ciudad deportiva a su dueño chino

Palco23

20 dic 2016 - 16:49

Suning gana más peso en el Inter de Milán a través de patrocinios. El club de la Serie A ha anunciado la venta de los naming rights de su ciudad deportiva a su máximo accionista, el grupo chino de distribución que tomó la mayoría del capital durante el verano.

 

Ahora, el centro de entrenamiento del primer equipo y los campos donde practican los jóvenes pasarán a llamarse de igual forma: The Suning Training Centre. En virtud del acuerdo, del que se desconoce su importe total, la compañía contará también con una "gran visibilidad de marca en todas las vallas publicitarias de las ciudades deportivas, así como una posición privilegiada en la sala de prensa y el blackdrop".

 

Además, Suning también se ha hecho con la ropa de entrenamiento de todos los conjuntos del club, donde publicitará su página web de comercio electrónico. Con este contrato, el grupo chino aparecerá en las vallas LED del estadio Giuseppe Meazza, una presencia secundaria en el túnel de vestuarios y un paquete que incluye varios palcos, la posibilidad de utilizar a un embajador del primer equipo y "un gran abanico de posibilidades para la activación en días de partido".

 

El director comercial del Inter, Michael Gandler, ha comentado que este patrocinio es un paso adelante para continuar monetizando los activos del club. Suning.com es una de las tres plataformas de comercio minorista más grandes de China y el Inter tiene millones de aficionados chinos".

 

Inter ciudad deportiva 650
La ciudad deportiva tendrá el nombre de Suning./ Inter

 

Cabe recordar que el club ya se ha aprovechado la basta red de distribución de su máximo accionista para abrir su primera tienda en el gigante asiático. Se trata de un establecimiento que abrió el pasado noviembre y que cuenta con 700 metros cuadrados, divididos en dos plantas, que se ubica en Nankín, capital de la provincia de Jiangsu, 300 kilómetros al interior de Shanghái.

 

Estos proyectos son los primeros que se materializan tras el cambio accionarial en el club, y va en la línea ya anunciada de reforzar la presencia en este mercado. "Nos beneficiaremos de mayores oportunidades para el desarrollo y crecimiento de la marca del Inter fuera de Italia", en especial en China y el resto de Asia, según recordó en la última junta de accionistas el ya cesado Michael Bolingbroke.

 

El cambio se produjo tras la aprobación de las cuentas de 2015-2016, en el que la mejora de ingresos en un 21,6%, hasta 241,4 millones de euros, no sirvió para reequilibrar el presupuesto. De hecho, esta evolución sólo sirvió para que los números rojos se redujeran de 140,4 millones a 59,6 millones de euros.

 

A finales de junio, el grupo chino de distribución formalizó la compra del Inter mediante una ampliación de capital en la que inyectó 142 millones de euros, que elevaron su peso en el accionariado al 68,55%. Previamente, había pagado 128 millones por todas las acciones de Massimo Moratti (29,49%) y parte de las de Erik Thohir, que bajó del 70% al 31,5% y sigue de presidente. El 0,4% restante está en manos de minoritarios.