Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Lunes, 30 Noviembre 202009:08:58

Buscador

;Menu
h Clubes

El Granada CF logra cancelar toda su deuda con los Pozzo pese a entrar en pérdidas

El conjunto nazarí registró unos números rojos de 1,7 millones de euros en 2018-2019 por las primas del ascenso, pero también logró liquidar una deuda de 7,64 millones con su anterior propietario.

08 Ene 2020 — 05:00
Marc Menchén
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El conjunto nazarí registró unos números rojos de 1,7 millones de euros en 2018-2019 por las primas del ascenso, pero también logró liquidar una deuda de 7,64 millones con su anterior propietario.

 

 

El Granada CF no sólo consiguió sellar su regreso a LaLiga Santander en 2018-2019, sino que también logró cerrar uno de sus últimos lazos con la anterior propiedad. El club nazarí aprovechó la última temporada para cancelar una deuda de 7,64 millones de euros con Fifteen Securisation, una sociedad luxemburguesa ligada a la familia Pozzo, que en 2016 vendió el equipo de fútbol al empresario chino John Lizhang.

 

La sociedad es una de las que formó parte de la investigación conocida como Operación Líbero. En el marco del proceso, los abogados de la familia italiana explicaron que no tenían la mayoría de la firma luxemburguesa de inversión, pero sí que eran bonistas de esta y fueron los que establecieron el contacto con el equipo de fútbol para ayudarlo en el mercado de fichajes.

 

El representante legal de la sociedad, Raffaele Riva, explicó ante la Justicia en 2018 que este vehículo es uno de los que se utilizó en la industria del fútbol para comprar derechos federativos de futbolistas hasta que la Fifa los prohibió en 2015. Según dijo, el fondo corría a cargo de la inversión y se quedaba el 95% de las posteriores plusvalías por traspasos, mientras que el conjunto nazarí se quedaba el 5% y los derechos de formación, según las crónicas judiciales de Efe de hace un año.

 

 

 

 

Esta operativa se vino reflejando en las cuentas del club de forma sistemática hasta la llegada de Lizhang. Muestra de ello son las cuentas del Granada en los años previos a la prohibición de los denominados third-party ownership (TPO), como ya vino revelando Palco23. En 2014-2015, el equipo cerró ventas por 34,23 millones de euros, pero sólo se quedó 10,23 millones, mientras que en 2015-2016 se anotó 4,97 millones por operaciones que generaron 20,23 millones.

 

Desde 2017-2018, por el contrario, todos los recursos generados por la salida de jugadores se quedan en las arcas de Los Cármenes, pues Lizhang y su equipo han hecho limpieza desde su llegada para que toda la plantilla y la cantera pueda ser propiedad del club al 100%. Ello, sin renunciar a participar en el mercado de fichajes, como revelan las cuentas de 2018-2019.

 

Los ingresos por este concepto cayeron un 26% el último año, hasta 4,35 millones de euros, pero no es un importe muy alejado del conseguido en ejercicios anteriores. Además, se anotaron ingresos extraordinarios de 3,85 millones de euros por exceso de provisiones, después de que un año antes se dotaran más de cuatro millones por riesgo de impago del Rubin Kazan en la venta de Rubén Rochina. El club ruso, denunciado por más rivales, ha acordado distintos planes de pagos.

 

 

 

 

Estos ingresos complementaron la cifra de negocio del Granada CF, que se hundió un 55% en la última temporada, hasta 12,44 millones de euros. La caída se debe a la desaparición de la ayuda al descenso, que explica que los ingresos por televisión fueran un tercio de los que obtuvo el año anterior, hasta 7,59 millones de euros.

 

Las medidas de fidelización para mantener alta la asistencia en su segundo año en LaLigaSmartBank, unido a la pérdida de algunos socios, explican la bajada del 30% en la recaudación de abonados, hasta 1,29 millones de euros, que se compensó doblando los ingresos por taquilla general, hasta 774.000 eruos. El área comercial mejoró un 16,5% interanual y generó 2,78 millones.

 

Pese a la fuerte caída de los ingresos ordinarios, el conjunto nazarí mantuvo estable su inversión en plantilla. Es más, las primas por el ascenso hicieron que el gasto en personal deportivo subiera un 13,8% en 2018-2019, que se pudo compensar parcialmente con un ajuste del 14,5% en el resto de nóminas. La amortización de inmovilizado, muy ligada a los fichajes de futbolistas, se situó en mínimos de la última década tras recortarse un 63,9% en comparación con 2017-2018. El resto de gastos de explotación bajaron otro 39,5%, ya que un año antes se contabilizaron varias provisiones.

 

Los costes asociados al ascenso a LaLiga Santander provocaron que el Granada CF rompiera con cinco años consecutivos en beneficios. El club pasó de ganar una media de tres millones por temporada a perder 1,69 millones de euros en 2018-2019. Eso sí, liberado de deudas y nuevamente en Primera, la previsión es volver a las ganancias en 2019-2020.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@palco23.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Palco23 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...