01 Oct 2022 | 13:21

Líder en información económica del deporte

Clubes

El fondo buitre Cerberus ultima la compra del RCD Espanyol

Palco23

10 jun 2015 - 14:31

En el tiempo de descuento de la actual temporada, pero todo apunta a que la solución para la viabilidad del RCD Espanyol está al caer. El fondo de inversión Cerberus Capital Management estaría ultimando la compra del conjunto blanquiazul por un importe que no ha trascendido, pero cuya clave residiría en la subrogación de los avales que mantienen los actuales accionistas y el compromiso de lograr el dinero necesario para refinanciar a largo plazo toda la deuda.

 

Cerberus es conocido por ser un fondo buitre especializado en la compra de activos a precios bajos por ser problemáticos, para posteriormente venderlos en el medio plazo por un importe muy superior. En este caso, la firma de inversión aprovecharía la necesidad de Daniel Sánchez Llibre y Ramon Condal por vender sus acciones junto a su núcleo duro, que en conjunto suman un 40% del capital. Ellos ya han invertido mucho dinero en el Espanyol y no están en disposición de realizar nuevas aportaciones necesarias para garantizar su viabilidad.

 

 

La intención de Cerberus, según publica hoy Sport, pasa por refinanciar toda la deuda del club, que se cifra en unos 140 millones de euros, a través de un préstamo bancario. En paralelo, propondría una ampliación de capital de 50 millones de euros que se destinarían íntegramente a reforzar la plantilla. En este sentido, cabe destacar que los grandes perjudicados serían los pequeños accionistas, que verían aún más diluida su participación en caso de no acudir a la compra de títulos.

 

Uno de los principales problemas del Espanyol es su dificultad para generar caja con la que pagar su deuda y hacer frente a los pagos corrientes. Al cierre de la temporada 2013-2014, se debían 43 millones de euros a Hacienda, otros 43 millones del crédito sindicado que pidió para construir el estadio, créditos por 21,9 millones con algunos accionistas, saldos pendientes por 20 millones con Copisa y FCC (constructoras del Power8 Stadium) y otros 9 millones por la compra de jugadores. Un volumen de deuda muy alto, pero que en la última temporada se logró reducir un 6,7%, hasta los 123,2 millones de euros.