Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Viernes, 25 Septiembre 202002:19:43

Buscador

;Menu
h Clubes

El Divina Joventut dibuja la táctica para su futuro: se impulsará con micropatrocinios, ‘ticketing’ y restauración

El club verdinegro cederá a uno de sus patrocinadores los espacios de comida y bebida del Olímpic de Badalona para  mejorar la experiencia en el pabellón. También plantean vender la publicidad en la ropa de calentamiento para mejorar sus ingresos ordinarios.

01 Dic 2017 — 04:59
Guillermo G. Recio
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El presupuesto para 2017-2018 es de 4,1 millones de euros, de los que el 20% corresponde al patrocinio de Divina Seguros

 

 

El Divina Seguros Joventut mira al futuro con optimismo. Por primera vez después de varios años de problemas económicos, el club verdinegro empieza a trazar su plan para asegurar su futuro, que pasa por sellar los pactos con el Ayuntamiento, aumentar sus ingresos un 25% y ser rentables. Tras más de medio año en la presidencia, Juanan Morales, explica a Palco23 cuáles son los pilares sobre los que pivotará la estrategia de La Penya.

 

El exjugador del club señala que no es presidente “porque traiga un patrocinador de varios millones de euros”, sino que se necesita un cierto tiempo para conseguir pasar de los 4,1 millones de euros en ingresos a los cinco millones aspirados. “Las líneas de actuación serán el aumento de todos los ingresos propios de la SAD: entradas, abonos y patrocinios”, apunta, aunque antes deben cerrar varios capítulos que les permitan dar ese impulso en su negocio.

 

El base: sin él el equipo no funciona. Y en este caso se trata de ratificar los acuerdos con el Ayuntamiento de Badalona, que pasan por traspasarle la propiedad del Club Esportiu Mas-Ram por algo más de dos millones de euros y por cancelar la deuda acumulada en los últimos años por el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) del pabellón, que asciende a algo más de 1,3 millones de euros.

 

“Estamos teniendo reuniones continuas con el Ayuntamiento y el compromiso sigue siendo firme, pero falta articularlo todo e implementarlo”, puntualiza Morales. Además, en este sentido, el presidente comenta que el consistorio también está muy interesado en cerrar este capítulo cuanto antes, ya que así se podrá utilizar el Olímpic de Badalona para explotarlo más allá de las 17 veces al año que el Joventut juega en su pista central.

 

 

 

 

El directivo, que cogió el testigo de Jordi Villacampa, explica que “hace ya más de tres años que no hay ningún evento. El Ayuntamiento quiere que si viene un gran artista a dar un concierto a Barcelona, o se va a un estadio de fútbol o si lo quiere cubierto se va al Palau Sant Jordi o al nuestro, y eso le interesa a Badalona por su repercusión”.

 

El escolta: los proveedores. “El principal problema es que tenemos que dedicar tesorería a limpiar deudas que no podían esperar, que son los pagos con los proveedores”, señala Morales, que remarca que están al día con plantilla, Hacienda y Seguridad social.

 

No obstante, señala que cuentan con “una importante mochila de deudas con estas empresas pequeñas”, aunque este año ya han logrado rebajar el peso en casi 300.000 euros. “Lo urgente no nos deja tiempo para lo importante”, destaca sobre los dos primeros pasos que deben ir solucionando para “avanzar con la gestión del día a día” y empezar nuevos proyectos.

 

El alero: quizás es el jugador que más anota, algo similar a lo que representan los patrocinios para el Divina Seguros Joventut, que sólo con lo que aporta la aseguradora que da nombre al primer equipo ya tiene un 20% de su presupuesto. Morales explica que su intención es encontrar a otros socios que ocupen los espacios libres de la camiseta de juego e incluso la de calentamiento, un activo que asegura que es “muy interesante por el tiro de cámara, que en tiempos muertos es como una valla publicitaria”.

 

 

 

 

Aun así, el reto más inmediato para el club es explotar al máximo la vía de micropatrocinios. “Queremos abrir nuevas vías de patrocinios puntuales de empresas que quieren unirse a la historia de La Penya: no tanto porque el primer equipo vaya a la Copa del Rey, sino por los esfuerzos que supone competir en ACB, por la generación de talento, etcétera", detalla.

 

Se trata de un tipo de empresa que “no se plantea poner su nombre en la camiseta, pero sí que está interesada en hacer acciones y aportar una cantidad económica más reducida de a partir de 400 o 500 euros”. La idea es que comercios de Badalona y de las proximidades obtengan derecho a poner el logo del en sus locales, tengan entradas para partidos, descuentos para productos, fotos con el primer equipo y se vayan incrementado los activos como contar con un jugador del primer equipo para realizar una pequeña acción en el negocio, por ejemplo.

 

El ala-pívot: una figura indispensable, tanto para coger rebotes como para correr el contraataque. Los socios y entradas son la clave de toda entidad deportiva, y en el caso del club verdinegro supone un 20% de sus ingresos. En este apartado cuentan con un nuevo rol antes inexistente, que se creó con la llegada de Daniel Prat, que procede del Baskonia.

 

“Estamos intentando abrirnos a colectivos a los que no llegamos, por ejemplo si jugamos contra el Real Betis Energía Plus vamos a visitar a las peñas béticas de la zona para ofrecer paquetes de entradas y así salirnos del aficionado de La Penya que ya está convencido”, explica.

 

 

 

 

Otro punto de actuación conseguir que los alrededor de 4.000 abonados vengan a todos los partidos. Para ello, “se está trabajando en dar más valor al carné y hemos empezado a sortear encuentros de dos jugadores con algunos socios después de los partidos”, o “que un grupo reducido pueda venir a un entrenamiento y que, después, el entrenador les explique qué se ha trabajado de cara al partido”.

 

“Tanto para este ejemplo como para los patrocinios pequeños hay que contar con el entrenador y el primer equipo, algo que entienden que es necesario para que puedan cobrar sus salarios”, argumenta sobre la gran implicación del club para conseguir salir de las etapas más complicadas de su historia.

 

Dentro de este apartado, un punto importante es el de incrementar la experiencia de los fans que acudan al pabellón. “El espacio del bar del palco VIP sólo se abre 17 veces al año, y hemos conseguido que Butifarring, una empresa que ya es socia del club construya algo así como un local social de La Penya para que cuando juguemos fuera los fans vengan aquí a ver los partidos”, avanza.

 

Y es que no sólo hay actividad los días de partido del primer equipo, sino que el tráfico de personas para las pistas laterales donde juegan y entrenan las categorías inferiores del club es “muy importante”. Además, la empresa también ampliará la oferta de restauración los días de partido. “La mayoría de nuestros partidos son a las 12:30 horas y en la media parte o al salir hay aficionados que quieren consumir y no tienen esa oferta”, añade.

 

 

 

 

La propia empresa se está incluso planteando desarrollar una aplicación para que se puedan pedir los bocatas y las bebidas pagando desde la app y que sólo haga falta recogerlo después del partido o en el descanso. La idea es “intentar que sea algo más que venir a ver un partido. El modelo NBA es muy difícil de replicar, pero hay que intentar que la experiencia sea más agradable y que se esté más tiempo en el pabellón de lo que dura el partido”.

 

El pívot: la figura más difícil de encontrar para la mayoría de conjuntos por la escasez de jugadores en esta posición. Con todo, el objetivo del Joventut es “retener al máximo jugadores de la cantera y renovar al máximo de jugadores propios para el primer equipo”. Es el caso de Xabi López-Arostegui, que en su primer año en ACB ya ha sido escogido para la Selección española.

 

La idea no es venderlo en la primera temporada que lo haga bien sino retenerlo el máximo de tiempo posible, “siendo conscientes de su futuro y de que pueda irse a otros clubes más potentes económicamente años más tarde”, aunque para eso deben contar con un “entrenador que nos sigue en esta idea de jugadores jóvenes, sabiendo el peaje que hay que pagar”.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@palco23.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Palco23 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...