11 Ago 2022 | 10:17

Líder en información económica del deporte

Clubes

Los consejeros del Sporting de Gijón se ponen sueldo: percibirán hasta un 0,65% de los ingresos

Palco23

19 ene 2017 - 18:51

El Real Sporting aprobó ayer en junta de accionistas que los miembros del consejo de administración puedan ejercer funciones ejecutivas y, por lo tanto, tener su correspondiente retribución. En concreto, la modificación de los estatutos del club de Gijón establece que la remuneración podrá alcanzar como máximo el 0,65% de todos los ingresos, que en 2016-2017 supondrían unos 335.000 euros.

 

En el caso del presidente, Javier Fernández, y de aquellos otros miembros con funciones ejecutivas, la retribución se distribuirá en varios conceptos: una parte fija en función de las atribuciones que se asuman, un variable ligado al cumplimiento de objetivos, y una "parte asistencial, que contemplará los sistemas de previsión y seguros oportunos".

 

El máximo accionista del club de la Liga Santander defendió este cambio, motivado por su decisión de asumir las riendas del día a día y prescindir del anterior director general, Alfredo García Amado. "Los presidentes de Primera y Segunda, que son ejecutivos, cobran todos. Fuera del deporte no conozco ningún consejero delegado ni dirigente con participación que no cobre. Llevo aquí cuatro años y no he planteado esto hasta ahora", defendió en la junta de accionistas.

 

La decisión no ha sido del agrado de algunos colectivos de socios minoritarios, como Tu Fe Nunca Decaiga. Su presidente, Diego del Valle, consideró que "no es justa la retribución del consejo", argumentando que la familia Fernández "tiene una deuda moral con el Sporting", previsiblemente en referencia a los problemas económicos por los que ha atravesado la institución.

 

No obstante, el ascenso a la máxima categoría y el logro de la permanencia han supuesto un auténtico motor de crecimiento y saneamiento para la entidad, que ahora busca "profesionalizar la gestión". Como ya adelantó Palco23, el club ha aprovechado la fuerte inyección de recursos para recuperar la rentabilidad económica y reconocer en balance y cuenta de resultados problemas históricos.

 

El club cerró la última temporada con un beneficio neto de 1,59 millones de euros, siete millones menos de lo presupuestado debido a la contabilización de determinadas contingencias que hasta ahora no se habían introducido, como varios pagos a agentes, la indemnización a Kappa tras romper para irse con Nike (300.000 euros), la indemnización al ex director general, la provisión de 1,5 millones por la sentencia en contra en el litigio que le enfrenta al FC Barcelona por el traspaso de Alberto Botía, o los 3,3 millones que, de forma anticipada, se han pagado a Doyen Group para poner fin a su relación.

 

En total, los ingresos ordinarios subirán un 28,4% este año, hasta 51,6 millones, un ritmo de crecimiento superior al que registrarán los gastos de personal, que son la partida más relevante con 25,1 millones, un 22,7% más y que en parte se explica por la contabilización de 3,68 millones en premios, probablemente por lograr la permanencia el año pasado.