02 Dic 2021 | 07:12

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Celta empaña su salida del concurso: el club anticipa las primeras pérdidas en una década

La entidad reconoce que el presupuesto para 2020-2021 no se ajusta a la realidad y prevé pérdidas de hasta doce millones. En la temporada 2019-2020, el club liquidó el concurso de acreedores con un pago de 183.000 euros y cerró con un beneficio de 10,7 millones

M.R.

27 nov 2020 - 04:57

El Celta empaña su salida del concurso: el club prevé las primeras pérdidas en una década

 

 

 

Paso atrás del Celta de Vigo por culpa del Covid-19. La entidad anticipa perdidas de hasta doce millones de euros en la temporada 2020-2021 como consecuencia del impacto de la pandemia del coronavirus. Esto supondría los primeros números rojos de la entidad en una década justo un año después de liquidar el concurso de acreedores.

 

En mayo, el club previó unos ingresos de sesenta millones de euros, lo que ya suponía una caída de los ingresos del 7,7% respecto a la temporada 2019-2020. Ahora, el club reconoce que, incluso a pesar de la previsión de ingresar 7,5 millones de euros en concepto de traspasos, la entidad acabará el ejercicio 2020-2021 con unas pérdidas que pueden alcanzar doce millones de euros, que serían los primeros números rojos desde 2009.

 

Desde la temporada 2009, el equipo gallego ha conseguido cerrar cada ejercicio en beneficios. En la temporada 2014-2015, el Celta obtuvo unos números negros de 14,8 millones de euros y en la 2016-2017, tras reducir el beneficio hasta 9,9 millones de euros en la 2015-2016, el club dio un salto en la campaña 2016-2017 hasta alcanzar unos números negros de 23 millones de euros, el mejor resultado de los últimos años.

 

Al año siguiente, en la campaña 2017-2018 el beneficio volvió a reducirse, pero se mantuvo en 13 millones de euros. Hace dos temporadas, el club gallego consiguió volver a superar los veinte millones de euros de beneficio, cerrando el ejercicio 2018-2019 con 21,1 millones de euros de ganancias.

 

 

 

La previsión para 2021 rompe con la tendencia en la que el Celta de Vigo llevaba inmerso durante la última década, sólo una temporada después de que la entidad liquidará su deuda concursal. En la temporada 2019-2020, el club efectuó el último pago de 183.626 euros, que sirvió para acabar con el concurso de acreedores en el cual el club había entrado en 2009.

 

En julio de aquel año, el juez del Juzgado Mercantil número 1 de Pontevedra aprobó la propuesta del Celta de Vigo, que ofreció tres opciones a sus proveedores. La primera opción consistía en el pago del 100% del total de créditos “mediante su conversión en acciones” de la entidad. La segunda, suponía "la conversión del crédito ordinario en un préstamo participativo acumulada a una quita del crédito a convertir en un 50%, con un periodo de carencia de dos años”. Y por último, en la tercera opción se proponía a los acreedores “una quita consistente en el 85% del importe de los créditos acumulada a una espera de cinco años”, según se explica en las cuentas de la temporada 2019-2020 de la entidad.

 

A 30 de junio de 2009, la entidad tenía una deuda concursal de 30,5 millones de euros, que al cabo de un año ya se redujo hasta dejarla en 24,9 millones de euros. A final de la temporada 2012-2013, la deuda ya se había rebajado hasta 17,5 millones, mientras que al final de la siguiente temporada el Celta ya sólo debía 10,3 millones de euros de su deuda concursal.

 

 

 

En la temporada 2015-2016, prácticamente se liquidó el concurso con un desembolso de más de cuatro millones de euros por parte del club, dejando la deuda a 30 de junio de 2016 en 732.853 euros. En las siguientes temporadas, el Celta fue reduciendo paulatinamente dicha deuda hasta liquidarla en enero de esta pasada temporada con el último pago.

 

De cumplirse el nuevo pronóstico, el club recibiría un golpe mayor del que ya predijo en mayo de este año cuando presentó las cuentas ante LaLiga. Para la temporada 2020-2021, las partidas más afectadas eran la de los abonados y la de retransmisiones, que registraban descensos del 25,8% y del 11,4%, respectivamente.


Además, la partida de comercialización también ya preveía un descenso del 10,7% respecto al año anterior, quedándose en sólo un millón de euros. Por el contrario, los únicos ingresos que registraban aumentos eran los de publicidad, donde se preveía un aumento 25,8% hasta 9,4 millones de euros, y los procedentes de competiciones, con un alza del 15,8% hasta alcanzar 650.000 euros.

 

 

Las cuentas de la temporada 2019-2020 ya notaron el golpe de la pandemia. El Celta consiguió un beneficio neto de 10,7 millones de euros, lo que supone reducir casi a la mitad los números negros respecto a la campaña 2018-2019.

 

La facturación cayó en 2019-2020 un 2,9%, alcanzando 65 millones de euros. A esta cifra hay que sumarle 34,8 millones de euros en concepto de traspasos.

 

La partida que más retrocedió fue la de los ingresos por competiciones, con un descenso del 59,6% respecto al año anterior quedándose en 1,4 millones de euros, y en los de comercialización, que con una caída del 47,5% se quedaron en 1,1 millones de euros, frente a los 2,1 millones de la temporada 2018-2019.

 

Los ingresos por derechos televisivos aumentaron la pasada temporada un 1,5%, hasta 52,4 millones de euros, mientras que la publicidad se mantuvo plana, con unos ingresos de 7,5 millones de euros. Los ingresos por abonados cayeron un 21,2%, hasta 3,5 millones de euros, frente a los 4,5 millones registrados en las cuentas cerradas a 30 de junio de 2019.

 

 

 

 

En cuanto a los gastos de personal, el club tuvo que desembolsar en la campaña 2019-2020 cincuenta millones de euros, lo que supuso un 16% que respecto a la temporada 2018-2019. De estos cincuenta millones, 44 millones correspondieron a la plantilla deportiva, lo que supone un 18% más interanual. En cuanto a la no deportiva, el gasto fue de 4,7 millones. El gasto restante corresponde a la carga social del club.

 

Uno de los principales recortes de la entidad para la temporada 2020-2021 llega precisamente en el gasto de personal de la plantilla deportiva que se fijó en 35 millones de euros en el presupuesto de inicios de año. Esto representa un 20,5% menos que lo gastado en la temporada 2019-2020. De hecho, el gasto total en personal desciende un 16%, hasta 42,1 millones de euros.