23 May 2022 | 04:47

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Bolton no es el Bury FC: esquiva la expulsión del fútbol británico con su venta

La EFL ha confirmado la plaza en el equivalente a Segunda B para el club, que ha sido adquirido por Football Ventures. Hace dos días sí expulsó al Bury FC, abocado a la liquidación.

Palco23

29 ago 2019 - 09:05

El Bolton esquiva la expulsión del fútbol británico con su venta

 

 

No es oro todo lo que reluce en el fútbol inglés. La English Football League (EFL), que gestiona las tres categorías profesionales que hay por debajo de la Premier League, ha afrontado una dura semana por los problemas financieros de algunos clubes. El lunes tomó la decisión de expulsar al Bury FC por no cumplir con las exigencias económicas de la League One, el equivalente a Segunda B, una situación a la que también se exponía el Bolton Wanderers. Sin embargo, estos últimos han logrado esquivar la sanción tras sellar su venta a un nuevo grupo inversor.

 

A diferencia del Bury, que no pudo concretar su venta antes del plazo fijado por la EFL tras acumular pérdida de más de 15 millones de euros, el Bolton sí ha dispuesto de algo más de margen de tiempo para lograr la salvación, de ahí que el club indique que “la EFL y la FA han jugado un papel importante en la supervivencia; han entendido las complejidades del proceso y se han mantenido firmes en la lucha para salvar a Bolton, ayudando a alcanzar este acuerdo”.

 

La propiedad del equipo de fútbol de Manchester ha pasado a manos de Football Ventures, un vehículo inversor formado por empresarios locales. “Esta ha sido una de las administraciones más complicadas en las que he estado involucrado”, ha admitido Paul Appleton, designado administrador cuando la entidad suspendió pagos. La entidad deportiva acumuló importantes pérdidas de más de 60 millones de euros desde que en 2012 perdió su plaza en la Premier, lo que le abocó al colapso por las elevadas deudas.

 

La operación ha estado a punto de caerse en varias ocasiones, ante la posición de uno de los principles acreedores del club, el expropietario Ken Anderson. “Ha utilizado su posición como acreedor garantizado para obstaculizar y frustrar cualquier acuerdo que no lo haya beneficiado o que no satisfaga sus propósitos”, añade. Previamente, el club ya estuvo a punto de pasar a manos del antiguo dueño del Watford FC.