11 Ago 2022 | 00:55

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Betis aprueba un presupuesto de 67 millones y su entrada en fútbol sala y baloncesto

M.M.A.

02 ene 2017 - 09:37

Los socios del Real Betis han dado su apoyo a la diversificación del club. La junta de accionistas, celebrada el viernes, aprobó todos los puntos del orden del día que deben sentar las bases del futuro de la entidad, tanto a nivel económico con la liquidación de las cuentas y el presupuesto de 2016-2017, como a nivel deportivo, con la compra del Baloncesto Sevilla y el Nazareno de fútbol sala.

 

Las propuestas salieron adelante con el voto de en torno al 28% de los votos, por aproximadamente el 25% que lo hizo en contra y que, esencialmente, corresponde a los paquetes accionariales de Manuel Ruiz de Lopera a través de Farusa, Manuel Castaño y Bitton Sport. "Es muy difícil unir al beticismo. Yo entiendo que un 95% es unir a los béticos, pero si dos personas tienen el 25% de las acciones, pues se desvirtúa un poco", indicó el presidente, Ángel Haro, al final de la junta.

 

Betis Ángel Haro Presidente Junta Accionistas 650
Ángel Haro, presidente del Betis, durante la junta de accionistas del viernes.

 

Las dos operaciones corporativas han sido posibles gracias a la mejora de la salud financiera del Betis, que, como ya publicó Palco23, cerró la última campaña con un beneficio neto de 3,98 millones de euros, tras rebasar por primera vez los 50 millones de euros de facturación. Para este año, la cifra de negocio alcanzará los 66,9 millones, con un resultado neto previsto de 389.840 euros. El encargado de revisar las cuentas, como ya informó este diario, será EY.

 

Haro defendió en su intervención la inversión que realizarán en el equipo de la ACB, ya que "para la marca Betis supone una proyección entiendo que mundial. Es una segmentación en un mercado diferente pero que aporta y que puede ser sinérgico con el fútbol. Aquellos que dicen o fútbol o baloncesto están totalmente equivocados. Por tanto, es una gran alegría".

 

Según el informe elaborado por el club para justificar la operación, CaixaBank inyectó 2,3 millones vía préstamos participativos para que el actual Real Betis Energía Plus cierre esta temporada en equilibrio presupuestario, aunque en el fondo se trata de una ampliación de capital para cubrir el presupuesto y cerrar con un beneficio de más de 400.00 euros.

 

Ahora, tras asumir la propiedad por un euro, se deberá subrogar un préstamo participativo de 3,5 millones de euros por obligación del contrato, aunque detallan que “con los patrocinios firmados, los ingresos por televisión y abonos, el club espera no tener que desembolsar nada y en el peor supuesto, nunca cantidad superior al millón de euros”. Por tanto, en 2017-2018, si no hay inyecciones extraordinarias, se registrarían unas pérdidas de 794.781 euros, que bajarían a 619.984 euros en 2018-2019, aunque el club argumenta que “las potenciales pérdidas se compensarán con el excedente de caja, que en esta temporada se situará en 786.815 euros”.

 

Donde el actual consejo de administración no tuvo tanto éxito fue en su intento de abrir la junta de accionistas a más pequeños inversores. La abstención de Farusa y Castaño hizo que no hubiera el quorum necesario para que se aprobara la rebaja de diez a cinco el número de acciones necesarias para poder acudir a futuras juntas. Tampoco se aprobó la reforma de estatutos para incluir la página web corporativa por este mismo motivo.