03 Dic 2021 | 20:47

Líder en información económica del deporte

Clubes

El Barça refinancia 52 millones con la banca para fichar a Luis Suárez

Palco 23

14 oct 2014 - 18:15

El FC Barcelona ha tenido que reestructurar su deuda para poder fichar a Luis Suárez. El club pactó este verano con la banca desplazar a enero de 2015 la devolución de tres cuotas del crédito sindicado, que suman un total de 51,7 millones de euros y que debían empezar a devolverse en julio de este año. Si las entidades financieras, lideradas por CaixaBank y Santander, hubieran rechazado esta operación, el Barça se habría quedado sin opciones para remodelar su plantilla.

 

El club ha gastado este verano más de 160 millones de euros en fichajes, después de que la Fifa haya prohibido al club acudir al mercado de traspasos en el periodo de invierno y del verano de 2015 por el incumplimiento de la normativa sobre menores. Ante esta situación, el área económica encabezada por Javier Faus propuso a la banca ampliar el importe del crédito sindicado para solventar la situación. En cambio, según publica hoy Expansión, las entidades propusieron aplazar los vencimientos de deuda a 2015 y permitir al club destinar su tesorería a fichajes sin que ello suponga un incremento de los intereses.

 

Se trata de un contratiempo para el Barça, tanto a nivel deportivo como financiero, pero la entidad estaría confiada porque aún así cumplirá su previsión de que el crédito sindicado que la junta directiva firmó en 2010 podrá cancelarse en 2016. De esta manera, el club estaría en una mejor posición para más adelante solicitar un préstamo de 200 millones de euros como una de las vías para financiar la remodelación del Camp Nou.

 

La deuda del Barça se situaba en 287 millones de euros al cierre de la temporada 2013-2014, de la que apenas 51 millones corresponden al crédito sindicado. Unos 54 millones corresponden a proveedores, por los 37 millones que se adeudan a otros clubes y los más de 40 millones que figuran como compromisos pendientes con jugadores y que siempre quedan reflejados en las cuentas porque se pagan en julio, un mes después del cierre.