19 May 2022 | 11:04

Líder en información económica del deporte

Clubes

El antiguo dueño del Watford se hace con el control del Bolton Wanderers

El empresario Laurence Bassini, que acumula varios procesos de quiebras en otros proyectos, ha acordado la compra del club para evitar su entrada en concurso de acreedores.

Palco23

18 abr 2019 - 13:46

El antiguo dueño del Watford se hace con el control del Bolton Wanderers

 

 

Laurence Bassini vuelve a estar presente en el fútbol inglés. El empresario ha acordado comprar el Bolton Wanderers para evitar su entrada en concurso de acreedores después de arrastrar unas pérdidas que superan los 60 millones de euros desde 2012. Los términos económicos de la operación no se han hecho públicos, si bien aún no es oficial porque la English Football League (EFL) debe dar el visto bueno definitivo.

 

La compraventa incluye el hotel situado junto al estadio, si bien el empresario ha asegurado a la BBC que “la prioridad era evitar que el club entrara en concurso de acreedores”. “Ahora tenemos que buscar la reestructuración del club y llevarlo de regreso a donde pertenece”, pues actualmente milita Sky Bet Championship y ocupa puestos de descenso a lo que vendría a ser Segunda División B.

 

El equipo de fútbol no ha pagado las nóminas desde el mes de marzo y este fin de semana podría confirmarse oficialmente su descenso. En este sentido, Bassini ha asegurado que aportará “fondos significativos” para poner la contabilidad al día y que cesará con efectos inmediatos a Ken Anderson, actual propietario de los Wanderers.

 

Ahora bien, primero hace falta el visto bueno de la EFL, que en 2013 prohibió a Bassini poder ocupar cargos de responsabilidad en cualquier club de las competiciones profesionales que hay antes de la Premier League. La razón fue su polémico periplo como accionista del Watford, que concluyó un año más tarde con la venta a la familia Pozzo.

 

Anderson justificó el retraso en la venta de sus acciones porque “cuando llegó el momento de empujar, los compradores simplemente no tenían el efectivo, a pesar de las numerosas garantías. En lo que a mí respecta, no tenía nada que ver con que los acreedores fueran más altos de lo que se les había dicho, o lo que exigía”.