26 May 2022 | 13:50

Líder en información económica del deporte

Clubes

Del Madrid al Girona: ¿quién gana en LaLiga de la rentabilidad y la facturación?

Los clubes de la Liga Santander rebasarán los 160 millones de beneficio en 2017-2018, con los blancos como entidad con mayores ganancias. La diferencia de ingresos entre el más grande y el más pequeño es de quince veces.

Marc Menchén

08 ene 2018 - 05:00

La Liga Santander se acerca a su ecuador, pero todos los clubes ya saben desde hace cinco meses cómo cerrarán aproximadamente la temporada 2017-2018 en términos económicos. De hecho, las grandes desviaciones se acabarán produciendo en función de lo que suceda en este mercado de invierno, con traspasos como el de Bakambu a la liga china, que permitirán al Villarreal CF cerrar con un beneficio récord, frente al déficit cero que se había fijado. El interrogante será saber si alguien podrá batir en volumen de ganancias al Real Madrid, que ha anunciado el mayor resultado neto del torneo, con 38,86 millones de euros.

 

De cumplirse las previsiones de todos, la entidad presidida por Florentino Pérez prácticamente doblará en ganancias al FC Barcelona y ganará más que los diez equipos de la Liga Santander que menos rentabilidad prevén. De hecho, según los datos recopilados por Palco23, sólo hay un equipo en toda la categoría que prevé números rojos, el Valencia CF, que, debido a la caída de ingresos y costes extraordinarios vinculados a operaciones urbanísticas, prevé un desfase de 2,74 millones.

 

El beneficio neto medio de Primera División se situará en unos nueve millones de euros, aunque si hay un equipo que sobresale en rentabilidad es la SD Eibar. Situado en la zona cómoda de la clasificación, el conjunto armero ganará el equivalente al 27,2% de su presupuesto, unos niveles que ningún otro rival obtiene. Eso sí, Málaga CF, Deportivo Alavés, Getafe CF, UD Las Palmas, Real Sociedad y UD Las Palmas tampoco obtienen malos índices, con porcentajes que oscilan entre el 13,6% y el 17,6%. Son estimaciones realizadas durante el verano, pero también es el colchón que les puede permitir acudir al mercado de invierno si hacen falta fichajes.

 

 

 

 

La alta generación de beneficios por parte de algunos de estos equipos no es casual, pues muchos están inmersos en proyectos patrimoniales que exigen una alta inversión, principalmente en la construcción de nuevas ciudades deportivas. Otros como el submarino amarillo, en cambio, ya han completado esa fase inversora y, como explican desde la entidad, trabajan con planes a cinco años para asegurar el equilibrio económico. De esta manera, en algunos ejercicios se incurre en pérdidas y en otros se aprieta para generar las ganancias necesarias.

 

Otro dato significativo que arroja esta comparativa es que únicamente seis equipos se mantendrían en números negros sin necesidad de las plusvalías por traspasos: SD Eibar, Getafe, Alavés, RC Deportivo, Girona FC y CD Leganés. En total, casi con toda probabilidad se acabará superando la cifra de 3.500 millones de euros en ingresos, de los que casi el 60% representan Barça y Madrid. De entrada, se contemplaron ingresos ordinarios por 2.925,6 millones, además de 492,3 millones por compraventa de jugadores, que a tenor de cómo está yendo el mercado de invierno será más.

 

La venta de futbolistas se sigue considerando un ingreso extraordinario, aunque cada vez está más extendida la opinión de que esta actividad forma parte del negocio corriente y, bien gestionado, es lo que permite aumentar la inversión en la plantilla. El mejor ejemplo es el Sevilla FC, pero incluso Madrid o Barça asumen la filosofía sin considerarse clubes vendedores.

 

El conjunto blaugrana ha asumido un riesgo importante, pues el desequilibrio sin tener en cuenta el efecto Neymar es de 177 millones de euros, el equivalente al resto de toda Primera División. La junta encabezada por Josep Maria Bartomeu asegura contar con todas las palancas para generar ingresos suficientes que no provoquen un problema en 2018-2019, pese a las dudas que existen entre sus asesores. Una necesidad acrecentada por el fichaje de Philippe Coutinho por 120 millones fijos más 40 millones en variables, que probablemente se comerán todo el beneficio previsto para 2017-2018 si no se produce la salida de varios jugadores.

 

 

 

 

Tras una década iniciada en 2003 en la que se priorizaba sobre todo la subida de jugadores del filial, el Barça lleva tres años en los que se ha convertido en uno de los grandes dinamizadores del mercado. De hecho, tras la llegada del jugador del Liverpool FC se destaca como el equipo de la Liga Santander que más gasta en la amortización de inmovilizado, partida que esencialmente recoge el impacto de los fichajes. Sin contar al brasileño, en las oficinas del Camp Nou presupuestaron 109 millones de costes por este concepto, siete millones más que el Madrid.

 

El resto de equipos acumulan 239,2 millones por este concepto, aunque en muchos casos aquí también se incorporan las amortizaciones de inversiones realizadas en instalaciones, como la construcción del nuevo graderío del Benito Villamarín en el Real Betis o el estreno del Wanda Metropolitano en el Atlético de Madrid. Una cuestión importante a tener en cuenta en los próximos ejercicios, a tenor de los importantes proyectos en remodelaciones y ciudades deportivas que hay en marcha.

 

La mejora de la experiencia en los estadios es uno de los objetivos prioritarios a la hora de ejecutar estas obras, conscientes muchos directivos de la necesidad de diversificar sus fuentes de ingresos. Mientras que en los casos de Barça y Madrid la televisión apenas representa una cuarta parte del negocio, en clubes como el Girona FC, el CD Leganés o la SD Eibar, este porcentaje se dispara por encima del 80%. Se trata de una dependencia demasiado alta, reflejo de una industria con un modelo de negocio aún poco diversificada.