09 Dic 2021 | 14:05

Líder en información económica del deporte

Clubes

Dación en pago: Osasuna entregará su estadio a Hacienda para saldar su deuda

Palco 23

19 oct 2014 - 09:03

El Club Atlético Osasuna recurrirá a la dación en pago para intentar saldar su deuda con la Hacienda Foral de Navarra. El conjunto rojillo ha diseñado una propuesta por la que se le entregaría "la propiedad de todos los inmuebles a excepción de la parcela colindante con el Reyno de Navarra Arena" al Ejecutivo autonómico, según la entidad. Esta operación, que incluye el estadio El Sadar, permitiría saldar una deuda de 43 millones de euros, por lo que faltarían renegociar otros 6,5 millones.

 

La junta gestora, que encabeza Ángel Larrea y dirige el Osasuna hasta las elecciones de noviembre, confía en que la propuesta logre el respaldo de todos los grupos parlamentarios. "Este pago supondrá la viabilidad económica de Osasuna, porque la deuda que mantiene con la Hacienda foral está ahogando al Club y está impidiendo un funcionamiento adecuado", señala la entidad, que espera que el Parlamento navarro tramite la propuesta como proyecto de ley por la vía rápida.

 

La intención de Osasuna es que el acuerdo contemple una obligación de recompra de los activos, tanto El Sadar como las instalaciones deportivas de El Tajonar. En concreto, propone que en el momento en que el estadio sea propiedad del Gobierno, el club pague cuotas de 250.000 euros si juegan en Segunda División y de 1,5 millones de euros si vuelven a ascender a Primera División. En función del recorrido deportivo de Osasuna, podría acabar recuperando la titularidad de sus instalaciones por un mínimo de 7,5 millones y un máximo de 45 millones de euros.

 

Osasuna, que también cedería el 50% de los ingresos que obtenga por traspasos de jugadores, pide a la Hacienda foral que los otros 6,5 millones que faltarían por pagar se puedan abonar durante un período de treinta años, previa moratoria de tres ejercicios. Además, también solicitan al Ejecutivo de Yolanda Barcina que les conceda un aval de cuatro millones de euros para poder financiarse de aquí a final de temporada.

 

El plan de viabilidad trazado por la junta gestora también establece que, en paralelo a la operación con Hacienda, también pedirá a la banca y el resto de sus acreedores comerciales una reestructuración de sus compromisos pendientes de pago (30 millones de euros). La intención del club es poder pagar una vez se ponga en marcha un plan de tesorería a cuatro años vista, que estaría tutelado por un alto cargo de la Hacienda Foral al que se daría entrada con voz, pero sin voto, en la junta directiva.