08 Dic 2021 | 07:57

Líder en información económica del deporte

Clubes

Club de Campo planifica construir un tercer campo para seguir creciendo

Esta temporada, el Club de Campo se ha convertido por primera vez en su historia en campeón de la liga masculina y femenina de hockey hierba.

Javier Trullols

21 jun 2021 - 04:48

Club de Campo planifica construir un tercer campo para seguir creciendo

 

El Club de Campo ha dado un paso adelante en el hockey. El conjunto madrileño, apoyado en una escuela de la que forman parte 500 niños y para la que hay lista de espera, se ha coronado campeón de la Liga MGS Hockey masculina, título que no había conquistado hasta ahora, y de la Liga Iberdrola Hockey femenina. Sin espacio, un tercer campo permitiría a la sección crecer. 

 

Desde categoría prebenjamín, los jóvenes jugadores tienen la posibilidad de ir desarrollando su juego hasta llegar a la categoría senior, donde el club cuenta con representación en la máxima categoría masculina y femenina, la división de honor, además de en primera división nacional femenina. A esos equipos se unen otros dos equipos senior que disputan competiciones territoriales femeninas, demostrando la fortaleza del sector femenino, y el equipo de madres. 

 

Ignacio Monsalve, responsable de la sección de hockey del club, explica a Palco23 que en sus instalaciones sólo cuentan con dos campos, siendo el único de los grandes clubes que no tiene un tercer campo. “No hay sitio para más niños ni jugadores”, detalla, recordando que la franja horaria del hockey se centra entre las 18 horas y las 22 horas y está completa. El número de jugadores y jugadoras depende de cada generación, pero hay casi igualdad entre niños y niñas que juegan a hockey en el club madrileño, añade. 


El Club de Campo cuenta con un delegado para cada una de las secciones deportivas, responsable de su funcionamiento, un cargo no remunerado en el que Monsalve lleva nueve años. 

 

 El Club de Campo dispone de espacio para construir un tercer campo, aunque para ello es necesario encontrar financiación. “Llevamos años trabajando en ese proyecto”, señala Monsalve, “pero el club tiene muchas instalaciones y deportes”, añade. A corto plazo no está entre los planes de la entidad deportiva crecer con un tercer campo, cuyo coste podría situarse en torno a 200.000 euros. Está “definido el espacio donde podría ir”, añade, al tiempo que pone el foco sobre el impacto económico que ha supuesto la pandemia. 

 

“Fomentar y crecer en cantidad y calidad la cantera” es el gran objetivo de la sección, según Monsalve. XaviNau, sociedad vinculada al exjugador internacional Xavi Arnau, actualmente seleccionador del equipo femenino de Japón, es la encargada de la gestión de la escuela, que este año saldrá a concurso, como suele hacerse cada dos años, expone. 

  

 

En relación a la posibilidad de acoger eventos deportivos, el ejecutivo afirma que “apostamos por acoger todo los que podamos”, pese a las complicaciones que eso implica y a la necesidad de contar con patrocinadores que den apoyo al evento, debiendo tener en cuenta además el calendario de otros deportes que también son protagonistas en sus instalaciones. Así, por ejemplo, la EHL de octubre no se puede jugar en el Club de Campo porque coincidiría con el Open de España de golf.

 

“Nuestras instalaciones son magníficas y Madrid ayuda mucho por sus infraestructuras”, añade, y reconoce que el año que viene le gustaría que el Club de Campo fuera de nuevo sede de grandes competiciones como la Final Four, Pro League o la EHL. También de torneos nacionales como la Copa del Rey o la Final Four de la liga, que tienen un coste de entre 15.000 euros y 20.000 euros, detalla.

 

En el primer equipo, el “Club de Campo tiene mayoritariamente jugadores de la cantera, gente del club”, señala el responsable de la sección. Al mismo tiempo, aprovechando el nombre de la institución y que hay personas que se desplazan a Madrid a estudiar o trabajar, el club incorpora nuevos talentos. Actualmente, cuenta en nómina con algunos jugadores semiprofesionales, en torno a seis, que cobran una pequeña cuantía económica por jugar.

 

Antiguamente, en el mismo contrato a estos jugadores semiprofesionales se les incluía entrenar a alguno de los equipos del deporte base”, recuerda Monsalve, una práctica que ha ido cayendo en desuso. “Decidimos que era mejor el proyecto de un entrenador profesional para juveniles”, detalla, al tiempo que expone los problemas que se encontraban con jugadores internacionales que a su vez entrenaban a los jóvenes, ya que cuando llegaba el momento clave de la temporada tenían que estar concentrados con sus selecciones.

 

 

En Bélgica, Holanda o Alemania se mueven en otras cifras, incluso en el Polo”, destaca Monsalve, por eso se ha convertido en algo habitual que algunos de los mejores jugadores nacionales prueben la experiencia de jugar en esos países.

 

La conquista del título masculino ha sido el fruto de muchos años de trabajo, sostiene el responsable del hockey del Club de Campo, en una institución que en numerosas ocasiones había rozado la gloria, pero hasta ahora se había tenido que conformar con el subcampeonato. Diferente es el caso del hockey femenino, que ha conquistado 22 Ligas de División de Honor y 17 Copas de la Reina.

 

Los buenos resultados en la temporada 2020-2021 se han traducido en que el Club de Campo ha acaparado los premios de la liga de hockey hierba masculina y femenina.

José Basterra, máximo goleador del campeonato con 31 goles, ha sido elegido mejor jugador de la competición masculina, con su compañero Bosco Pérez-Pla, que ha anunciado su retirada, como el tercero en esa clasificación. Además, el portero Mario Garín y el entrenador Mario Garín, premiados como los mejores en sus respectivas categorías.

 

En categoría femenina, Alejandra Torres-Quevedo y Begoña García han sido designadas como segunda y tercera mejores jugadoras de la liga, reconocimiento al que García ha sumado el de máxima goleadora. Al mismo tiempo, María Ángeles Ruíz Castillo ha sido elegida mejor portera y Eduardo Aguilar ha recibido el premio a mejor técnico.

 

La sección casi tiene cien años, antes era totalmente amateur, explica Monsalve, que enfatiza el carácter familiar del hockey hierba, un deporte que ha ido creciendo abriendo la puerta a la entrada de personas que no tenían vínculos con este deporte.

 

La pandemia del coronavirus no supuso para la sección la pérdida de jugadores. El club diseñó planes de entrenamiento con sesiones online para mantener la cohesión de los grupos y retomó la actividad presencial en cuanto lo permitieron las normas del proceso de desescalada. Los jugadores en categoría sénior pagan una cuota anual más de la de abonado, y se les ofreció un pequeño descuento, mientras que en el caso de la escuela devolvieron el dinero.