10 Ago 2022 | 14:14

Líder en información económica del deporte

Clubes

Athletic Club: vuelta a beneficios en la temporada 2023-2024

El conjunto bilbaíno traza su futuro a medio plazo basándose en cuatro ejes: digitalización, explotación del nuevo estadio de San Mamés, inversión en Lezama y los jugadores de la base y, por último, la exposición de su marca.

Athletic Club: vuelta a beneficios en la temporada 2023-2024
El Athletic Club cuenta con casi 44.000 abonados de los más de 53.000 asientos que tiene San Mamés.

Albert Ferrer

23 nov 2021 - 05:00

Athletic Club mira al futuro con esperanza. El conjunto bilbaíno, que milita desde su creación en Primera División, tiene previsto recuperar los números negros dentro de dos temporadas, en la campaña 2023-2024, tras haber encadenado dos ejercicios con pérdidas a causa de la pandemia y el cierre de San Mamés.

 

Para volver a la senda positiva, el conjunto de los leones basa su futuro a medio plazo sobre cuatro ejes fundamentales: el primero de ellos, la digitalización de los contenidos creados por el club para captar la atención del aficionado y, como consecuencia, conocer sus gustos para ofrecerle un producto personalizado.

 

El Athletic Club ha colocado el estadio prácticamente en el ensanche del futuro de la ciudad; prácticamente va a ser obligada los 365 días del año parar por San Mamés”, explica Aitor Elizegi, presidente del Athletic Club, sobre la visión de la explotación del estadio a Palco23.

 

Por otro lado, la entidad bilbaína comenzó antes del Covid-19 las obras para remodelar uno de sus pilares como equipo: la ciudad deportiva. A falta únicamente de la construcción de un edificio de convivencia para el fútbol base, el club ha ejecutado dos edificios (uno para el primer equipo y otro para el juvenil hacia adelante), una grada con 508 asientos y un nuevo campo (el octavo) con hierba artificial de última generación. En total, Athletic Club ha invertido más de cuarenta millones de euros en la remodelación de su ciudad deportiva.

 

 

“Pensamos que hemos dado los pasos suficientes para continuar siendo un club atractivo deportivamente hablando durante la próxima década”, destaca el ejecutivo. “Cualquier aficionado al fútbol debe tener apuntado en su libreta visitar San Mamés una vez en la vida”, añade.

 

El club cuenta actualmente con casi 44.000 abonados de los más de 53.000 asientos que tiene San Mamés. Con la reapertura de los estadios para esta temporada, la entidad espera generar unos ingresos de algo más de 24 millones de euros, cosa que no ocurrió el año pasado por el cierre del estadio, la no apertura del museo y el vacío de facturación del matchday, vías de negocio que generan ingresos relevantes para la entidad. La venta de entradas y hospitality del club se cifra en cinco millones de euros en condiciones habituales.

 

“Contar la historia del Athletic a nivel mundial me parece una oportunidad; convertir el relato de un club con jugadores vascos compitiendo en una gran liga hace que merezca la pena seguir invirtiendo y trabajando”, destaca Elizegi.

 

 

Athletic Club es el único equipo que ha llevado a cabo una rebaja salarial de hasta el 14% durante el transcurso de la pandemia. En un primer momento, la plantilla deportiva se rebajó el salario un 6% para que la entidad no tuviese que presentar un expediente de regulación de empleo (Erte) sobre sus trabajadores. Meses más tarde, la rebaja salarial fue del 10%.

 

“San Mamés está preparado para exigirse y acelerar; igual que con Lezama, en el cual tenemos un pacto con el futuro que te obliga a no dormir”, argumenta el ejecutivo bilbaíno sobre los dos pilares más importantes del club y por dónde cree que debe pasar la viabilidad de la entidad. Además, el ejecutivo cree que el Covid-19 ha marcado un antes y un después en el desarrollo de negocio de los clubes de Primera División. “La pandemia nos ha enseñado cómo ser diferentes y, por ello, tenemos la obligación de ser excelentes en prácticamente todas las áreas de desarrollo”, añade.

 

El próximo día 30 de noviembre, la junta directiva del Athletic celebrará una nueva asamblea en la que presentará un presupuesto de gasto de 140,4 millones y uno de ingresos de 135,9 millones con unas pérdidas de 4,4 millones de euros.

 

La entidad cuenta con caja suficiente como para sacar adelante las pérdidas ocasionadas por el Covid-19 tras haber vendido en los últimos años a futbolistas de la casa mediante sus respectivas cláusulas de rescisión. Kepa Arrizabalaga por ochenta millones de euros al Chelsea FC, Aymeric Laporte por 65 millones de euros al Manchester City o Javi Martínez por cuarenta millones de euros al Bayern de Múnich han comportado un montante económico elevado con el que sufragar situaciones inesperadas como las que ha provocado la pandemia del Covid-19.