Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Jueves, 28 Mayo 202021:20:51

Buscador

;Menu
Blog

Villar o la Federación, el fútbol español debe decidir

Villar o la Federación, el fútbol español debe decidir

Las acusaciones de trato de favor a clubes, el estallido de la crisis reputacional de la Fifa o los problemas de su hijo en Conmebol no habían bastado para que el fútbol español dijera basta. Sin embargo, la detención de hoy de Ángel María Villar no puede ser una página más en el historial de la Real Federación Española de Fútbol (Rfef), paralizada en lo corporativo desde hace años y controlada por un grupo reducido de personas desde hace décadas. El cambio es necesario y no puede esperar más.

 

Las investigaciones de la Guardia Civil revelan cómo Villar, su hijo Gorka (en Conmebol ya le echaron) y su mano derecha, Juan Padrón, se beneficiaron de la desidia en la supervisión del fútbol español para beneficiarse personalmente. Unas sospechas de las que muchos advertían y sobre las que hoy parece haber algo más de luz. Está por ver cuál será la reacción de las federaciones territoriales, que en comandita salieron a avalar a Villar para impedir que entrara aire nuevo en Las Rozas. Pero también la de los clubes, algunos como FC Barcelona o Real Madrid, que dieron su apoyo al veterano dirigente vasco.

 

El jueves se celebra asamblea general de la Rfef, y no puede ser posible que en ese encuentro no se plantee una convocatoria inmediata de elecciones y un cambio radical en el organismo, de los pocos que no ha renovado su cúpula en los últimos años. El fútbol español tiene aún mucho potencial de recorrido, y es necesario que la Federación ejerza de motor y no de freno al desarrollo de disciplinas necesitadas de estructura como el fútbol femenino, el futsal o la Segunda B y Tercera.

 

En definitiva, futbolistas y clubes deben decidir de una vez qué es más importante: la Federación y el rol determinante que le tiene reservada la legislación, o Villar y su legado. De la decisión que tomen muchos actores dependerá el futuro de la base de este deporte en España y, por lo tanto, de su capacidad para mantener los éxitos deportivos y el balón como dinamizador económico del país. El árbitro, todo parece indicar, será la Audiencia Nacional.

...