Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Lunes, 22 Abril 201912:01:43

Buscador

;Menu
Blog

Vencedores y vencidos en el creciente sector del ‘fitness’

Consolidación, concentración, limpieza. Son tres conceptos que acostumbran a salir en cualquier conversación con los ejecutivos de la industria de la actividad física cuando se les pregunta qué pasará en el futuro. Nadie duda de que el sector está en una tendencia positiva, pero no es menos cierto que ese crecimiento y profesionalización pasa también por la desaparición de operadores independientes que no pueden mantener su galia y de importantes cadenas que no han sabido diferenciarse. Los antiguos clubes de barrio y Virgin Active serían ejemplos claros.

 

Mientras que el conjunto de la industria percibía los primeros síntomas de recuperación económica, la cadena británica seguía acusando los problemas de quien se ha quedado sin pulmón financiero para renovarse. Con el añadido de que, en su caso, la matriz había dado señales claras de que España no era un país tan estratégico como los del Sudeste Asiático. Al final, tras cierres puntuales durante los dos últimos años, ha decidido acelerar su salida definitiva de la Península Ibérica.

 

Lo mismo le sucedió en su día a Fitness First y les ha pasado a operadores franceses como Vita Liberté. También hay casos de empresas españolas como Fitness Place o Fitness19, cuyos franquiciados han huido en manada para crear su propio concepto y tratar de sobrevivir en un segmento en el que el precio es prácticamente el único hecho diferenciador. Algunos han visto en estas situaciones una muestra de sobreoferta, aunque lo más realista sea hablar de reestructuración.

 

¿Por qué? Porque si realmente la oferta fuera superior a la demanda, esta no estaría creciendo año tras año, como así evidencia el Anuario de Estadísticas Deportivas que elabora el Gobierno o los datos que manejan las propias cadenas. Ahora bien, cada empresario debe asumir que, en más de una ocasión, no será un problema de exceso de capacidad de instalaciones para hacer deporte, sino de que la oferta existente no cumple las expectativas de los usuarios. Y ni una marca de renombre puede hacer de salvavidas a ese problema.

...