Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Martes, 10 Diciembre 201908:07:56

Buscador

;Menu
Blog

Un fin de semana sin fútbol femenino

Un fin de semana sin fútbol femenino

Se ha llegado a la situación que nadie habría querido. Algo impensable cuando hace unos meses todas las instituciones remaron en la misma dirección para que, de la noche al día, el fútbol pasara por delante del balonmano y el baloncesto dentro del deporte femenino. No es, ni de lejos, el deporte más practicado entre las mujeres, pero sí el que más dinero a fondo perdido podía destinar, y probablemente eso es lo que no ha sabido explicarse.

 

Hoy las jugadoras piden meter una marcha más, que significa subvenciones o la llegada de un caballero blanco en forma de patrocinio. De lo contrario, no nos engañemos, vamos camino de una liga cerrada donde sólo puedan competir aquellos dispuestos a invertir a fondo perdido durante unos años.

 

No voy a discutir las reivindicaciones de las futbolistas, que están en todo su derecho a reivindicar un sueldo que les permita poder vivir de su vocación. Pero pongamos todas las cartas sobre la mesa y admitamos hacia dónde conduce ir más rápido de lo que marcas, televisiones y aficionados están dispuestos a ir: una competición cerrada en la que sólo podrán competir aquellos clubes con capacidad para perder dinero el tiempo que haga falta hasta que el modelo de negocio sea sostenible. No es nada nuevo. Ya lo hemos visto antes con el baloncesto y la Euroliga, o con el balonmano y la Asobal.

 

Insisto en que es un modelo válido, pero asumamos todos juntos las consecuencias. La Primera Iberdrola pasará a ser un clon de LaLiga Santander y, por el bien de todos, que haya grandes patrocinadores, operadores y aficionados interesados en pagar por el producto el día que se cansen o no puedan invertir más para sostener el negocio.

 

De lo contrario, volveremos a la casilla de salida. Y entonces quizás tengamos tiempo para entender por qué no se ha defendido con la misma contundencia que en ligas con mayor recorrido, como las de baloncesto o balonmano femenino, se defiendan unas condiciones idénticas.

...