Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Viernes, 19 Julio 201907:46:11

Buscador

;Menu
Blog

Recaudación: ¿modelo Ceferin o Rubiales?

Recaudación: ¿modelo Ceferin o Rubiales?

Meses atrás, el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, acuñó una expresión que ayuda a entender el momento actual del fútbol y a ver quiénes han entendido cuál es ese nuevo tablero. El empresario italiano recordaba que los clubes son quienes asumen los riesgos empresariales, mientras que ligas y federaciones no dejaban de ser recolectores de derechos. La Uefa ya captó el mensaje y ha dado entrada a los equipos en la gestión de la Champions League, las ligas nacionales no dejan de ser propiedad de los clubes, y luego está la Rfef, que ayer aprobó una reforma de sus competiciones sin el apoyo de los protagonistas.

 

Parece inaudito que, en un momento de búsqueda de máximos consensos, no es que Luis Rubiales haya aprobado cambios que no gustan a Javier Tebas, sino que desagradan más del 90% de los equipos profesionales. En el caso de la Copa del Rey puede alegarse que los equipos de Primera y Segunda son sólo un tercio de los participantes, pero se da la circunstancia de que la Supercopa siempre tiene un 100% de participación de clubes de LaLiga. Y sólo dos lo apoyan: FC Barcelona y Real Madrid, a los que se les ha asegurado cobrar más que nadie hagan lo que hagan en el evento.

 

Todas las partes harían bien en asumir su cuota de responsabilidad para lograr la paz en el fútbol. Es legítimo que Rubiales quiera defender sus competencias, pero, como él mismo admitía ayer, LaLiga ha demostrado mayor capacidad para comercializar derechos. Y no hay que olvidar que está formada por los clubes, y que en esta ocasión han dejado claro que lo que propone el presidente de la Rfef no tiene sentido si no se trabaja bajo el consenso.

 

En el femenino están muy cerca de lograr ese acuerdo total, pero, claro, la caja de dinero está en el masculino y todos quieren esa llave. La misma puede conseguirse por la vía de los hechos, como ha conseguido la gestora del fútbol profesional en los últimos cinco años o la Uefa con las reformas de la Champions League junto a los clubes. También está la vía de la imposición, como de momento parece hacer la Federación. Pero poco sentido tiene imponer autoridad sin antes conseguir el respeto. Si todo se derrumba, al que nunca abandonará la afición es a su club.

 

...