Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Martes, 23 Abril 201913:55:18

Buscador

;Menu
Blog

De GO fit al Reus, de Fitness Place a Eibar, y la credibilidad

De GO fit al Reus, de Fitness Place a Eibar, y la credibilidad

El final de año de 2018 y el arranque de 2019 han sido agitados, evidenciando la rapidez con la que crece la industria del deporte, pero también mostrando uno de los retos más importantes que afronta: ganarse la credibilidad antes los mercados de financiación. Y, si bien hay entidades deportivas que demuestran con hechos que ya lo han conseguido, el problema es que aún hoy no es una imagen de sector con potencial, o al menos estable, para todo el mundo.

 

Es evidente que una patronal o un gremio no puede intervenir en la actividad de aquellas organizaciones que no tienen voluntad de crecer al calor del ritmo al que lo hace su industria, pero todos deberían ser conscientes del riesgo que eso hoy supone. No obstante, sí es necesario evidenciar que aquellos casos problemáticos y que evidencian una mala gestión no son la norma.

 

Hemos entrado en una fase en que iremos viendo cuáles son las compañías que tienen claramente un proyecto de futuro y cuáles se han encontrado en un escenario que no esperaban y en el que no se atreven o pueden competir. Y en pocos días hemos visto claros ejemplos: desde GO fit logrando 200 millones de financiación para su futuro, a los reiterados cierres de la noche al día en Fitness Place, pasando por el probablemente ya irrecuperable CF Reus para la élite o la SD Eibar construyendo un plan a largo plazo pese a sus barreras.

 

Nadie está obligado a realizar ese esfuerzo de proponer una oferta diferencial en el mercado, pero los ejecutivos de la industria deberían tener una cosa clara: a medida que la profesionalización y el crecimiento del negocio prosiga, aquellos que no quieran, o no puedan, adaptarse tenderán a desaparecer o ser absorbidos. No es voluntad de un servidor ser agorero, pero quería constatar que la exigencia para sobrevivir no va a bajar por ser un mercado al alza. Al contrario. 

...