Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Lunes, 09 Diciembre 201911:47:14

Buscador

;Menu
Blog

Barça: demasiada pasta al pasto

Barça: demasiada pasta al pasto

Ocho años consecutivos de beneficios y otros siete de continuo crecimiento de la facturación. El balance de la actual junta directiva del FC Barcelona no es negativo a primera vista, pero los pocos números que ayer ofreció también arrojan algún interrogante de cara al futuro. ¿Se está preparando realmente bien la estructura para acometer la mayor inversión de la historia? A priori parece que no.

 

Porque por tercer año consecutivo (esto no lo mencionan) se produjo una caída del beneficio neto, que hoy ya sólo equivale al 0,5% de toda la facturación. En los primeros años de la presidencia de Sandro Rosell, e incluso en la de Josep Maria Bartomeu, ese ratio había oscilado entre el 5% y el 10%. Un fuerte descenso que es atribuible a la arriesgada gestión de la masa salarial del primer equipo de fútbol, y que revela la escasa capacidad de generación de caja de la que hoy dispone la entidad. “La pasta al pasto”, como defienden algunos ejecutivos de la entidad.

 

Poco habría que discutir sobre esa visión y las cifras anunciadas ayer, si no fuera porque próximamente deberán iniciarse los trabajos del Espai Barça. La operación más importante en 110 años, que en total asciende a 650 millones de euros y que exigirá de mucho músculo para poder asumir las amortizaciones de los préstamos que se pidan sin comprometer la planificación deportiva de ese momento.

 

Y, de momento, todas las informaciones que aparecen sobre la financiación del club se centran en operaciones para aliviar tensiones de tesorería o refinanciar deuda a corto plazo. Buena señal de que el grifo continúa estando abierto para el club, pero un problema cuando sólo se utiliza para tapar agujeros y no para financiar inversiones capaces de generar nuevo crecimiento. Eso es a lo que aspira el nuevo Camp Nou, cuyo estreno no se espera hasta 2024. Tres años de retraso respecto al plan original, que quien sabe si acabarán siendo cruciales para que el Barça recupere los índices de rentabilidad que se le presuponen.

...