Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Jueves, 13 Diciembre 201820:05:21

Buscador

;Menu
Blog

Tecnología y deporte: en los albores de una nueva era

Tecnología y deporte: en los albores de una nueva era

Coincidiendo con la última edición del Mutua Madrid Open de Tenis y en el marco del propio torneo, la Caja Mágica albergó el I Foro Sport, Business & Management, cuya agenda se centró en analizar cómo la tecnología está condicionando la evolución de los modelos de negocio de la industria del deporte, y cuáles son los principales vectores de desarrollo en los que la tecnología está incidiendo: análisis y control del juego, medios audiovisuales, entretenimiento dentro de los estadios, e interacción con los aficionados.

 

Aunque es cierto que la asociación entre tecnología y deporte viene de lejos, resulta evidente que el fenómeno de la digitalización está actuando de catalizador en el intenso proceso de tecnificación del deporte, tanto desde el punto de vista del rendimiento deportivo, como del enriquecimiento de la denominada fan experience. Veamos hacia dónde está evolucionando ese binomio tecnología y deporte…

 

En relación al aprovechamiento de la tecnología orientada a enriquecer el análisis y control del juego, la evolución de los sistemas de tracking y monitoreo del rendimiento del deportista están permitiendo a los equipos técnicos manejar una gran cantidad de datos con los que facilitar la toma de decisiones en el plano deportivo, si bien (claro está) no garantizan su éxito. Pero más allá de esa aplicación, no es menos cierto que toda esa información también tiene valor para otros agentes que participan en el ecosistema de la industria deportiva, como son los medios de comunicación o las ligas, que son capaces de poner en valor todos esos datos como producto televisivo.

 

Otras innovaciones tecnológicas de reciente incorporación, como el famoso VAR o sistema de videoarbitraje (al igual que en su día el instant replay o el Ojo de Halcón), han tenido una incuestionable repercusión en la manera en que se desarrolla y consume el deporte, entendido este como fenómeno de entretenimiento masivo. También deberían servir de ejemplo para perder el miedo a incorporar la tecnología como un factor capaz de aportar valor a las competiciones, llegando a ser un activo más sobre el que configurar propuestas orientadas a la obtención de retorno.

 

En segundo lugar, es incuestionable que la evolución tecnológica y el desarrollo de los medios de comunicación han provocado un incremento exponencial en los hábitos de consumo del deporte como producto audiovisual. El surgimiento de nuevas plataformas de difusión vinculadas a Internet y las redes sociales ha venido a dar un nuevo impulso a este crecimiento. Su evolución se espera que continúe en cuanto al desarrollo de la alta definición a través de la televisión en 8K, la incorporación de efectos 3D y la realidad virtual, que van a cambiar radicalmente la experiencia del espectador que consume espectáculos deportivos desde el salón de su casa.

 

De hecho, esta es una realidad que debería preocupar seriamente a las llamadas properties, que tendrán que reaccionar y buscar soluciones innovadoras para hacer que la asistencia al estadio siga manteniendo su actractivo, para lo cual es indispensable interiorizar la necesidad de invertir en la modernización de unas infraestructuras que hoy por hoy (salvo honrosas excepciones) no reúnen las condiciones necesarias para poder ofrecer esa experiencia diferencial.

 

Mejorar la experiencia del aficionado en el estadio se está convirtiendo en una de las prioridades estratégicas de las entidades deportivas, incorporando tecnologías como la iluminación LED (indispensable para retransmisiones en 3D), espectáculos de videomapping, disponibilidad de conectividad para teléfonos móviles, herramientas de análisis de datos que permitan desarrollar modelos predictivos para anticiparse a las necesidades del espectador…

 

Nos encontramos en los albores de este proceso revolucionario que sin duda va a cambiar la manera en que se percibe y consume el deporte como espectáculo de masas. Lo cierto es que nadie es capaz hoy en día de predecir cuál será ese futuro. Pero en lo que toda la industria del deporte coincide es en que hay que estar muy alerta a las innovaciones y tendencias que se vayan produciendo, y adoptar una posición de gestión activa a la hora de interiorizar todo este proceso por parte de las diferentes organizaciones y stakeholders que conforman el ecosistema del deporte.

...