Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Sábado, 18 Agosto 201812:26:13

Buscador

; Menu
Blog

El #metoo en el deporte

El #metoo en el deporte

Resultó curioso hace unos días las diferentes reacciones que hubo en el ecosistema del mundo del motor ante la decisión de Liberty Media Corporation sobre la eliminación de la figura de las famosas “grid girls”.  Parte del sector considera la prohibición “ridícula”, como el piloto alemán Sebastian Vettel, así como el ex jefe de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone, quien declaró que “estas chicas eran parte del espectáculo. A los aficionados les encanta el glamour”.

 

Por otra parte, la expiloto Susie Wolff argumentó que “esto no va a cambiar la falta de representación femenina en los deportes de motor, pero pienso que podría ser un paso adelante en la dirección correcta”. De la misma manera que Alejandro Agag fundador de la Fórmula E declaró hace unos días que en la Fórmula E ya dejaron de usar azafatas el año pasado y que “en su lugar, la categoría eléctrica usa como azafatas a jóvenes pilotos… Es una gran experiencia emocional para esos chicos el estar en la parrilla de salida, al lado de los pilotos y los coches que soñaron manejar algún día”.

 

Ante estas declaraciones se suma la posición de Pablo de Villota, el cual expone que “es un deporte muy cerrado, a las mujeres del cuesta el doble. Que retiren a las azafatas de la parrilla no me parece mal, siempre que el discurso sea completo y se lleven a cabo acciones reales”.

Estando en una sociedad en la que se han creado leyes para impulsar a la mujer en todos los ámbitos, en concreto el laboral, los trabajos en los que la mujer está expuesta como un mero objeto, se consideran discriminatorios. Las personas del mundo del motor que afirman que es un error eliminar a las “grid girls”, ¿se han planteado invertir, de verdad, en el deporte que lideran? Una mujer al volante puede (y debe) tener los mismos impactos visuales que una mujer sujetando un paraguas y con escasa ropa. Si de verdad les interesa el papel de la mujer, lo interesante sería fomentarlo en igualdad de condiciones.

 

Este tipo de trabajos no representan para nada a la mujer del siglo XXI ni a las mujeres deportistas, al revés, cosifican al género, dejando sin referentes a las generaciones venideras. Tal como se expone en la Guía de Intervención ante la publicidad sexista, realizada por el Instituto de la Mujer perteneciente al Ministerio de Igualdad, “la publicidad sexista es un efecto perverso y no deseado de la comunicación publicitaria… la mujer no puede ser utilizada… como un reclamo para la comercialización de bienes y productos”. Sigue diciendo que “todos estamos implicados en erradicar la publicidad sexista del universo publicitario… complicada tarea que compete, no sólo a las administraciones públicas… sino también a los medios de comunicación, los anunciantes, las agencias de publicidad y al público en general…”.

 

Poco a poco se han modificado los reglamentos de ciertas modalidades deportivas en las que se exigía a la mujer llevar determinados atuendos. Por suerte, hoy en día ya pueden llevar la ropa que les sea más cómoda para competir.

 

Y en proceso de prohibición están los medios de comunicación de no publicar determinadas noticias y titulares para captar lectores fáciles. Esto se denunció en los anteriores Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en los que se permitió publicar noticias con titulares del estilo “El trío de gorditas roza el milagro olímpico”, “¿Es Allison Stokke la atleta más bella del mundo?” publicado incluso en la página oficial del organismo organizador de los JJOO, “La mujer de un línea de los Bears ha ganado hoy una medalla de bronce en las Olimpiadas de Río” e incluso “Las buenorras internacionales en los Juegos Olímpicos de Río” o “Las muñecas suecas”.

 

En definitiva, el #metoo se suma al deporte.

...