Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Jueves, 13 Diciembre 201818:55:08

Buscador

;Menu
Blog

¿Se acabaron las batallas internas en la ACB?

¿Se acabaron las batallas internas en la ACB?

¿Se acabaron las batallas internas en la ACB? Resolveremos rápido la pregunta: no. Es positivo que ayer, y después de luchas internas durante los últimos meses, todos los clubes a excepción de Baskonia votaran a favor del nombramiento de José Miguel Calleja como nuevo director general de la asociación. Ahora bien, la decisión de posponer la decisión sobre el próximo presidente deja entrever que ni muchos menos se han cosido las heridas, ni se ha logrado la unidad necesaria para el futuro de la competición.

 

Las próximas semanas vendrán marcadas por el debate sobre el máximo responsable de la entidad, y su elección hará revivir las discusiones sobre cuántos participantes debe tener la Liga Endesa, qué capacidad económica debe tener todo club que se inscriba en el baloncesto profesional o cuál debe ser la coexistencia con la Euroliga. Es un tema que aún no se ha resuelto, y que por el bien del baloncesto español debería zanjarse más pronto que tarde.

 

Por el bien de la competición y de los clubes, cuyos patrocinadores y socios audiovisuales deben tomar importantes decisiones de cara al futuro. Difícilmente podrá esperarse un gran crecimiento en lo económico y lo social si el torneo continúa siendo más protagonista por las peleas en los despachos que por la emoción y la rivalidad sobre la pista, por las innovaciones para continuar haciendo crecer el seguimiento del segundo deporte de equipo más practicado en España.

 

Es un debate que no debe alargarse más en el tiempo, y que evidentemente requiere de liderazgos fuertes y cintura política para aunar todas las posturas. Es un perfil que difícilmente puede cumplir Calleja, elegido por su experiencia económica, y que sí encajaría con Chus Bueno, de la NBA. De los equipos se esperará generosidad, porque, de lo contrario, difícilmente la elección de un director general o un nuevo presidente conocedor del baloncesto podrá solucionar la encrucijada en la que se encuentra hoy la ACB.

...