Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Martes, 19 Febrero 201901:15:15

Buscador

;Menu
Blog

LaLiga, los clubes y el dilema sobre la marca que genera el ‘OT’ de Arabia Saudí

LaLiga, los clubes y el dilema sobre la marca que genera el ‘OT’ de Arabia Saudí

El fútbol es un negocio, y LaLiga un actor cada vez más destacado de la industria del entretenimiento. Aceptémoslo, y como tal, su radio de acción ya no sólo puede limitarse a España, y el trabajo para recortar distancias a nivel global con la NBA o la Premier League exige agresividad comercial e ingenio. Sólo así se entiende la especie de Operación Triunfo que se ha puesto en marcha con Arabia Saudí.

 

Nada que criticar sobre esta media, puesto que no obliga a los entrenadores a alinear a los futbolistas saudíes que llegarán cedidos. Tampoco se entienden las críticas a cómo afectará este proyecto al desarrollo de la cantera, si nuevamente damos por buena la afirmación de que no hay cláusulas que obliguen a hacerlos jugar y sólo se pide una oportunidad para demostrar su valía en los entrenamientos. De aquí a junio podremos comprobar si es así.

 

De hecho, no hay nada nuevo en esta fórmula, más allá de que ahora se aplique de forma coordinada a través de la propia patronal. El RCD Espanyol cobró el año pasado por tener a prueba a un joven de Indonesia, y más de un club está dispuesto a permitir entrenarse a jóvenes en sus categorías inferiores a cambio de dinero. Más exitosa es la fórmula si ese jugador se acaba convirtiendo en fijo del once titular, como Takashi Inui en la SD Eibar, y ello abre las puertas a un mercado como el japonés.

 

LaLiga y los siete clubes participantes defienden la iniciativa porque permitirá aumentar la notoriedad del campeonato en uno de los principales países de Oriente Medio, por no hablar de los ingresos que recibirán a cambio vía patrocinios. Sin embargo, cabe preguntarse si era necesaria la presentación a bombo y platillo, como si de una gala se tratara en la que implícitamente nos recuerda que hoy el fútbol español no es suficientemente atractivo por sí solo para atraer a las masas de Arabia Saudí.

 

No hay nada de malo en ello, y es comprensible si se tiene en cuenta que la expansión global del fútbol español apenas lleva tres años gestionándose para no depender de El Clásico. Pero quizás podría haberse conseguido el mismo impacto a nivel mediático en el país que interesaba sin la necesidad de enviar un mensaje al resto de las propiedades deportivas en el mundo: sin estos nueve jugadores, difícilmente seríamos visibles allí. 

...